•   BUENOS AIRES / AFP  |
  •  |
  •  |

Los dos aeropuertos de Buenos Aires, los mayores de Argentina, reanudaron sus vuelos al anochecer de ayer martes tras haber sido suspendidos por el avance de una nube de cenizas del volcán chileno Puyehue, que también paralizó servicios aéreos en Brasil, Uruguay y Chile.

La situación tendía a normalizarse luego de que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) reportó en su página web que “el Aeropuerto de Ezeiza (internacional) y el Aeroparque Jorge Newbery (cabotaje y países limítrofes) se encuentran abiertos y operables”.

“En Ezeiza ya están reprogramados varios vuelos al exterior”, dijo la ANAC.

En la capital argentina, se habían anulado 62 vuelos la mañana de este martes, mientras el 90% de los servicios fueron cancelados en Montevideo.

Asimismo, fueron anulados 16 vuelos en Santiago y diez en Brasil, tras la erupción volcánica del sábado.

La aerolínea chilena LAN, una de las más grandes de América latina, anunció la reanudación de sus vuelos hacia y desde la ciudad de Buenos Aires, luego de haberlos paralizado varias horas por el fenómeno.

Entretanto, las empresas locales Aerolíneas Argentinas y Austral informaron a su vez que “visto el mejoramiento de las condiciones meteorológicas por la dispersión de la nube volcánica y que se encuentran plenamente garantizadas las condiciones de seguridad, se reanudarán paulatinamente las operaciones”.

Severos trastornos
Una nube de cenizas había recorre el territorio argentino en diagonal, dirección sudoeste-noreste, desde el sábado, cuando entró en erupción el volcán Puyehue, lo que causó severos trastornos en las turísticas localidades y forzó la suspensión de vuelos en Buenos Aires y otras ciudades.

“Un total de 30 vuelos fueron cancelados la mañana de ayer martes en el Aeroparque y otros 32 en Ezeiza debido a la nube de cenizas” que avanza en la región, dijo más temprano a la AFP una fuente de Aeropuertos Argentinos 2000, la empresa a cargo de ambas estaciones aéreas.

En su desplazamiento de más de 1.500 km, la nube volcánica ingresó este martes al sur de la provincia de Buenos Aires en dirección a la capital argentina, donde podrá observarse aunque en forma “muy leve”, según informó el Servicio Meteorológico argentino (SMN).