•   LIMA / AFP  |
  •  |
  •  |

El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, inicia una gira por Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay, después de que su triunfo fortaleciera al bloque de izquierda en América del Sur y generase expectativas en La Paz y Santiago sobre su impacto en el diferendo fronterizo que mantienen desde hace más de un siglo.

Tres días después de haber sido elegido nuevo mandatario, Humala realizará su gira para tomar contacto con los países vecinos de Sudamérica dentro de su objetivo de “establecer relaciones de amistad y mutuo respeto con los jefes de Estado”, según dijo el presidente electo a la AFP.

Igualmente, antes del 28 de julio, cuando asumirá la presidencia, viajará “a Venezuela, Ecuador, Colombia, Bolivia, todos los países sudamericanos”, señaló al indicar que espera también viajar a Estados Unidos.

Su partida estaba prevista para después de la medianoche de ayer  miércoles rumbo a Brasil, primer punto de su periplo, dentro de su objetivo de ser un “buen vecino de América Latina” y sin establecer alianzas ideológicas como lo señaló durante su campaña electoral.

El sábado visitará Paraguay para entrevistarse con el presidente Fernando Lugo, el lunes estará en Uruguay, el martes en Argentina y el miércoles en Chile, informó la oficina de prensa del presidente electo.

Sus ojos hacia Brasil
Sectores conservadores de Perú temen que Humala pueda vincularse a Chávez, debido a la antigua cercanía entre ambos, pero el mandatario electo tomó distancia del presidente venezolano durante la campaña electoral y ahora pone como modelo de desarrollo a Brasil, primer país que visitará.

Alberto Adrianzén, miembro de la Comisión de Transferencia que prepara el acceso al poder de Humala, subrayó que el mandatario electo “no busca establecer alianzas ideológicas, ni de derecha ni de izquierda”.

“Una alianza económica y comercial nos parece bien, pero no queremos establecer alianzas ideológicas en la región, que eso quede bien claro”, dijo al Canal N.

El embajador Manuel Rodríguez Cuadros, que fue canciller en el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), dijo a la AFP que Humala “no va a guiarse por variables ideológicas sino por una visión de integración y solidaridad latinoamericana”.