•   LA HABANA / AFP  |
  •  |
  •  |

Reina Tamayo, madre del preso opositor cubano Orlando Zapata, muerto hace 15 meses tras 85 días de huelga de hambre, afirmó este miércoles que “con mucho dolor” viajará el jueves con las cenizas de su hijo a Miami, donde continuará su “lucha por la libertad” de Cuba.

“Vamos directamente para Miami, donde se le va a hacer un monumento. La expectativa es seguir luchando por la libertad y la democracia de todos los cubanos”, dijo a AFP Tamayo, al acudir a la Oficina de Refugiados de la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana para concluir el trámite migratorio.

Acompañada por los 12 familiares con quienes partirá al mediodía del jueves, la mujer, de 62 años, llegó a la SINA con las cenizas en una urna de madera, cubierta con una bandera cubana.

Las autoridades exhumaron el miércoles los restos en el cementerio de Banes, en Holguín, 840 km al este de La Habana, y los trasladó a la capital con la familia en un autobús de la seguridad, para incinerarlos.

Zapata, un albañil negro de 42 años -sin hijos ni pareja-, murió el 23 de febrero de 2010 en una huelga de hambre con la que exigía mejoras en prisión, lo que desató fuertes críticas a Cuba sobre todo de Estados Unidos y la Unión Europea.

“Fue fuerte para una madre, es triste ver a un hijo así, asesinado. Jamás pensé tener que abandonar mi patria, lo hago con mucho dolor y sentimiento para salvar a mis hijos y mis nietos de las vejaciones que sufre la familia”, afirmó Tamayo.