•   LOS ÁNGELES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un incendio sin control al este de Arizona, suroeste de Estados Unidos, ha reducido a cenizas más de 157.000 hectáreas sin que los miles de bomberos que combaten las llamas hayan logrado calmar el fuego, informaron este miércoles las autoridades.

El segundo incendio más importante en la historia de Arizona ha obligado a la evacuación de miles de personas, hasta 3 mil, según cifras de los medios locales, de pueblos de montaña de Wallow, en el sector de Apache-Sitgreaves, a unos 300 km al noreste de Phoenix, cerca de la frontera entre Arizona y Nuevo México.

Un reporte del Servicio Forestal estadounidense indicó el martes que se han quemado 11 estructuras mientras que 343 están amenazadas por el incendio que empezó el sábado y que abarca, según la prensa, una superficie tan grande como la ciudad de Chicago.

Aproximadamente 2.140 bomberos están luchando contra las llamas con la ayuda de 20 helicópteros y equipos lanza agua.

Según un reporte del condado Apache, afectado por el siniestro, la causa del fuego está siendo investigada pero existen sospechas de que pudo haber sido causado por una persona.

Para el miércoles continúa la alerta roja en la región, donde las predicciones meteorológicas anuncian ráfagas de vientos de hasta 56 kilómetros por hora, aunque fuentes de los bomberos creen que los niveles de humedad subirán y podrán controlar un poco más las llamas.