•   SANA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Adversarios y partidarios del presidente yemení Alí Abdalá Saleh se preparaban ayer jueves para un día de movilización hoy viernes, luego de que dieran de alta al mandatario, que estaba hospitalizado en Riad por las heridas que recibió en un bombardeo contra el palacio presidencial de Saná.

Saleh, herido el pasado viernes, “abandonó la unidad de cuidados intensivos y fue trasladado a la suite real” del hospital militar de RIAD, tras el “éxito de la operación quirúrgica”, informó este jueves la agencia oficial yemení Saba.

Sus partidarios quieren festejar la mejoría de su estado de salud con una marcha el viernes en Saná, cuyo lema será: “Fidelidad a Saleh”.

El miércoles por la noche, los partidarios de Saleh celebraron la noticia con disparos de armas automáticas que dejaron 80 heridos leves, según médicos.

En el otro bando, los ciudadanos que están contra el régimen llamaron a manifestar este viernes en Saná para defender “las reivindicaciones de la revolución”.

La primera de estas reivindicaciones es la partida del presidente, de 69 años, 33 de los cuales estuvo al frente del Estado, recordó este jueves el portavoz de los manifestantes en Saná, Wasim al Qirshi.

El mandato del cuestionado presidente “se acabó y todo el mundo tendrá que hacer lo que pueda para que solo regrese al país como simple ciudadano”, declaró Qirshi a la AFP.

Estos militantes, que acampan desde fines de febrero en la Plaza del Cambio, cerca de la Universidad de Saná, “van a seguir presionando al vicepresidente”, con “sentadas y manifestaciones, hasta que acepte formar un Consejo Presidencial de Transición”, agregó.

Saleh resultó herido el tres de junio por la caída de obuses sobre la mezquita del palacio presidencial en Saná, donde rezaba. Varios responsables, entre ellos el primer ministro, resultaron heridos, y 11 personas murieron en el bombardeo, atribuido por las autoridades a miembros de una tribu opositora.

Le practicarán operación estética
El miércoles, un responsable saudí afirmó que Saleh se encontraba en “estado estable” y “esperaba una operación estética”, refiriéndose a una intervención quirúrgica para reparar las lesiones y las quemaduras sufridas en el bombardeo.

Según el diario saudita Al Watan, el líder del comité de coordinación de la comunidad yemení en Arabia Saudita, Taha Al Hamiri, fue a visitar a Saleh. “Estaba bien (...) Nos habló y nos hizo preguntas sobre la situación de los expatriados” yemeníes que viven en Arabia Saudita, declaró.

Por otra parte, según un oficial del Ejército, al menos trece personas, “10 miembros de Al Qaida” y tres militares, murieron en nuevos combates alrededor de Zinjibar, capital de la provincia de Abyan (sur).

“Según nuestras informaciones, al menos 10 miembros de Al Qaida murieron y otros fueron heridos”, agregó, mientras que el Ministerio de Defensa indica que “al menos 12 miembros de Al Qaida, entre ellos tres dirigentes, murieron”.

Para esta fuente, “el Ejército ha ganado terreno” en su avance hacia Zinjibar, que desde el 29 de mayo está bajo control de islamistas armados presentados por las autoridades como miembros de Al Qaida.

Por otra parte, responsables del Ministerio de Salud advirtieron contra “una catástrofe” sanitaria en Zinjibar, debido a “los cadáveres en descomposición” que hay en las calles de esta ciudad, cuyos habitantes han desertado.

Según el periódico estadounidense New York Times, Estados Unidos intensificó sus ataques con aviones teledirigidos por control remoto en las últimas semanas, para impedir que partidarios de Al Qaida aprovechen la actual situación de vacío para tomar el poder.

Cerca de Taez, en el suroeste, dos hombres armados que protegían a manifestantes opuestos al régimen murieron el jueves en una emboscada del Ejército, indicaron testigos.

En la provincia de Hadramut (este), un policía murió y dos resultaron heridos en una emboscada.