•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de España ha suprimido el puesto de embajador en Trípoli para evidenciar aún más la ruptura con el régimen de Muamar el Gadafi y el respaldo a los rebeldes del Consejo Nacional de Transición (CNT), informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El embajador de España en Libia era Luis Francisco García Cerezo, quien abandonó Trípoli el 2 de marzo pasado debido al conflicto entre la insurgencia y las tropas leales a Gadafi.

Junto a él regresó a España todo el personal diplomático, lo que supuso el cierre en la práctica de la legación en Trípoli, que quedó custodiada por empleados locales.

El único representante diplomático que España tiene ahora en territorio de Libia es José Riera, que ejerce como 'embajador' en Bengasi, la capital de facto de la insurgencia desde comienzos de mayo.

Riera tiene instalada su oficina en un hotel de forma provisional y permanece escoltado por dos agentes de policía.

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, visitó Bengasi el pasado miércoles para hacer patente su apoyo al CNT, cuyo presidente, Mustafá Abdelyalil, fue ministro de Justicia con Gadafi hasta cuando comenzó el conflicto en febrero.

En Bengasi, Jiménez aseguró que el máximo órgano de la oposición es "el representante legítimo del pueblo libio" y a él le corresponde dirigir el proceso de reconciliación en el país.