•  |
  •  |

El avión  “Solar Impulse”, movido exclusivamente por energía solar, partió ayer de Bruselas con destino a París en su segundo viaje internacional, después de más de 24 horas de retraso en el despegue debido al fuerte viento y la lluvia en la capital belga. En el primer viaje internacional que realizó entre Bruselas y Payerne, Suiza, el avión necesitó 13 horas para completar el trayecto. El prototipo,  tiene 63.4 metros, similar a un Airbus 340,  y pesa 1600 kilos, como un automóvil.  Capta la energía solar  a través de 12,000 células fotovoltaicas, que mueven cuatro motores de una potencia de diez caballos cada uno.