•   BERLIN Y PARÍS / EFE  |
  •  |
  •  |

El dominical “Bild am Sonntag”  en base a datos de las autoridades sanitarias germanas, indicó que el brote de E. coli  ha causado pérdidas por  600 millones de euros, equivalentes a 860 millones de dólares  a los agricultores de Europa.

Aparte de eso ha causado  34 muertos;  unos 4,000 enfermos  y más de 750  con el peligroso Síndrome Urémico Hemolítico, SUH, que provoca graves daños renales y cerebrales.

En tanto, en París,  el ministro francés de Agricultura, Bruno Le Maire, afirmó que tiene que ser el presupuesto europeo y no el de los estados, el que indemnice a los agricultores afectados por las falsas acusaciones de que el pepino español estaba en el origen de la epidemia alimentaria en Alemania.

“El presupuesto europeo y solo el presupuesto europeo debe indemnizar a los agricultores” que ahora no pueden vender sus producciones de hortalizas porque “ha habido una chapuza europea”, declaró Le Maire.

Débiles controles sanitarios

“No voy a ser yo el que pague por la impericia de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria. Es la Unión Europea la que debe pagar”, insistió antes de señalar que en Francia “ya tenemos bastante con las consecuencias de la sequía” que van a costarle al presupuesto del Estado hasta más de 1,400 millones de dólares  en el dispositivo de ayuda.

“Hace semanas que se busca como una aguja en un pajar la responsabilidad de esta epidemia. Se ha acusado erróneamente a los españoles, a las hortalizas en general y al pepino en particular”, denunció, antes de afirmar que “hay que mejorar el dispositivo de seguridad sanitaria en profundidad”.

Para hacerlo, habría que “cruzar los datos de trazabilidad alimentaria con los de sanidad humana” como ya se hace en Francia, porque eso permite identificar más rápidamente el origen de una epidemia alimentaria en casos como el de la bacteria E. coli, según puntualizó.

 

Cae venta de pepino
El consumo de pepino en Europa  ha caído entre un 80 y 90%, y de rebote el de otros productos como el del tomate, un 30%, de acuerdo con  el ministro francés de Agricultura, Bruno Le Maire.