•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama viaja este martes a Puerto Rico, una visita "histórica" según la Casa Blanca, a medio siglo de la última de un mandatario estadounidense, John F. Kennedy, en 1961.

Esta será una "visita realmente importante e histórica", en la que Obama desea "tener un tiempo provechoso" en la isla y establecer contactos con sus líderes y habitantes, afirmó en conferencia telefónica la directora de asuntos intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz.

Pero Muñoz no quiso adelantar si el presidente se referirá directamente al espinoso tema del futuro del estatuto político de la isla, que es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos desde 1952.

La visita se inscribe dentro de un esfuerzo de Obama por mejorar las condiciones de la isla, severamente golpeada por la crisis económica, donde el desempleo se ubica por encima del 16%, mientras que en Estados Unidos es de 9,1%, según cifras del Departamento del Trabajo.

"Hay muchos contactos directos de la administración con la gente de la isla, que han sido continuos desde que el gobierno comenzó y continuarán luego de la visita presidencial", dijo Muñoz.

La visita de Obama que se extenderá por algunas horas, comenzará en la capital San Juan con unas palabras en la base aérea Múñiz, tras lo cual sostendrá un encuentro con el gobernador puertorriqueño, Luis Fortuño, en la histórica mansión de La Fortaleza. Posteriormente, el presidente asistirá a una cena destinada a recaudar fondos para el Partido Demócrata y regresará el mismo martes en la noche a Washington.

Se anticipa que en la base aérea lo espere una multitud en cuyo caso el presidente se hará tiempo para conversar directamente con algunas personas, dijo Muñoz. A finales de 2009 Obama dio un nuevo impulso a un grupo de trabajo presidencial para Puerto Rico, creado por Bill Clinton en 2000, ampliando sus atribuciones más allá del debate sobre el estatuto de asociación, e involucrando a todas las agencias de su gobierno.

En marzo pasado, el grupo produjo un informe en el que recomiendan que el presidente, el Congreso, los líderes de Puerto Rico y su población lleguen a un acuerdo sobre el estatuto de asociación para fines de 2012, y de no lograrse, que Obama trabaje con el Congreso para producir una ley al respecto.

Algunos sectores de la isla son favorables a una anexión total a Estados Unidos mientras otros se inclinan por la independencia definitiva.

El Congreso estadounidense discute un proyecto de ley que autoriza la realización de un referéndum para que los puertorriqueños decidan si su país "debe continuar con su forma presente de estatuto político" o si debe cambiarlo.

Si la isla de 3,8 millones de habitantes, decidiera que debe cambiar su actual estatuto, se convocaría entonces a un plebiscito para que los electores opten entre la independencia plena, la asociación con Estados Unidos sin estar sometido a las cláusulas territoriales actuales, o la entrada plena en la Unión como un estado más.

El grupo de trabajo realizará una reunión el miércoles en la isla para seguir discutiendo iniciativas que impulsen la economía puertorriqueña. El viaje a Puerto Rico también se inserta dentro de los esfuerzos de Obama por cortejar el voto de los hispanos, dentro de su campaña para la reelección en 2012.

Los 3,8 millones de personas que viven en Puerto Rico no pueden votar en las presidenciales, pero sí aquellos que se hayan hecho residentes de alguno de los estados continentales estadounidenses. Más de 4,6 millones de puertorriqueños vivían en el territorio continental en 2010, indicó este lunes el centro de análisis Pew Hispanic, que basó sus datos en cifras del censo. En el 2008 un número inédito de hispanos acudió a votar y dos tercios de ellos lo hicieron por Obama.