•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

El gobierno venezolano anunció ayer lunes restricciones eléctricas para paliar el derroche de energía y estabilizar un sistema frágil y colapsado por la creciente demanda en el país, primer productor de crudo sudamericano, que sufrió el fin de semana nuevos apagones.

A partir de ahora, los grandes consumidores de energía, como centros comerciales, industrias, empresas privadas y domicilios de gran demanda, deberán reducir en 10% su consumo con respecto a su promedio mensual, explicaron el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, y el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez.

Paralelamente, los domicilios que consigan reducir su consumo por encima de los porcentajes estipulados tendrán descuentos importantes en las tarifas, que en Venezuela están subsidiadas.

Quedan excluidos de esta medida los centros médicos, las plantas de producción de hidrocarburos, los servicios de higiene y saneamiento urbanos, señalamiento terrestre, transporte público y torres de control aéreas, empresas de prensa, centros educativos y sedes diplomáticas, entre otros.

Otras resoluciones se dirigen a las instituciones del Estado, que deberán aplicar severos recortes para “dar ejemplo” a los propietarios de las vallas publicitarias o al uso de las bombillas ahorradoras.

“Son medidas para un uso adecuado y racional de la energía eléctrica destinadas a tener un suministro seguro (...) Estas medidas no son para limitar acceso a la energía sino para impedir un uso inadecuado”, declaró Jaua.

Fallas frecuentes
Estas medidas se implantan después de que Venezuela viviera en 2010 una severa crisis eléctrica debido, según el gobierno, a la sequía y a un derroche de energía, lo cual obligó a imponer severos racionamientos que duraron varios meses.

En aquel momento, el propio presidente Hugo Chávez dio a los venezolanos varios ejemplos curiosos para ahorrar electricidad, como ir al baño en la noche con una linterna en lugar de encender la luz o bañarse rápidamente usando poca agua.

Desde entonces, los fallos en el sistema, nacionalizado en 2007, son frecuentes. Durante el fin de semana, el Estado Zulia (oeste), el segundo Estado más poblado de Venezuela, y otras cuatro regiones del noroeste del país sufrieron fuertes apagones provocados por problemas de generación.

A principios de mayo, una falla de similar magnitud dejó sin luz a unos diez Estados venezolanos.

Alrededor del 70% de la electricidad suministrada en Venezuela procede del embalse del Guri (sur).

Expertos del sector denuncian desde hace tiempo que el sistema eléctrico venezolano está colapsado y necesita cuantiosas inversiones de unos 20.000 millones de dólares en los próximos cuatro años.

Según Rodríguez, “ningún país del mundo puede tener una generación infinita y por tanto la demanda no puede ser infinita”.

El ministro dijo que en 1999, la demanda de electricidad en Venezuela era de 10.854 megavatios (MW) y actualmente ronda los 17.000 MW, mientras la generación oscilaría entre 16.000 y 17.000 MW.

“En el incremento de la demanda inciden factores reales, como una mejor distribución del ingreso en Venezuela y el crecimiento de la economía (...) pero hay un derroche en Venezuela  que se dirigen este conjunto de medidas”, dijo Rodríguez.

Según cifras dadas por Rodríguez, en los últimos diez años de la presidencia de Chávez, que llegó al poder en 1999, se instalaron en Venezuela 7.582 MW frente a los menos de 3.000 MW instalados en los diez años anteriores.

Rodríguez corrigió las metas y explicó que en 2011 se va a instalar finalmente un total de 2.163 MW y que en 2012 se añadirán al sistema eléctrico otros 3.824 MW.

Paralelamente, el gobierno trabaja en la rehabilitación de unidades que estaban fuera de servicio. Según Rodríguez, en 2011 y 2012 se van a recuperar 3.184 MW.

“Estamos seguros de que el pueblo entenderá estas medidas y acompañará al gobierno”, concluyó Jaua.