•  |
  •  |
  • END

Tal como se había proyectado, Barack Obama ganó ayer martes las primarias del estado de Mississippi (sur) sobre su rival Hillary Clinton, según proyecciones de las cadenas de televisión estadounidenses
Obama derrotó a Hillary Clinton en las primarias demócratas del estado de Mississippi (sur), una de las últimas escalas en la carrera por la candidatura presidencial del partido, según proyecciones de las cadenas estadounidenses de televisión MSNBC, CBS y Fox.

Por su parte, CNN divulgó un sondeo a boca de urna, según el cual 91% de los electores negros de Mississippi le dieron su voto al senador de Illinois, que aspira a ser el primer presidente negro de Estados Unidos.

Obama, de 46 años, y quien es uno de los primeros candidatos negros con chances reales de alcanzar la Presidencia estadounidense, ganó en Mississippi, uno de los estados más pobres de Estados Unidos y el que tiene la mayor proporción de afro-estadounidenses (el 36%).

Antes de las primarias de Mississippi, los dos precandidatos a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, Barack Obama e Hillary Clinton, se atacaron con frecuencia y con mucha intensidad.

“Hablar de problemas es fácil, resolverlos es difícil”, dijo Hillary Clinton en Harrisburg (Pennsylvania). Obama sólo tiene “palabras” que luego su accionar desmiente, sea en política energética, de libre comercio o de la guerra en Irak, agregó.

“Ésta es la opción en esta campaña: soluciones sobre las que uno puede contar, o palabras sobre las que no se puede”, afirmó.

Reaccionó con virulencia
“Demostrando una vez más que está dispuesta a decir y hacer cualquier cosa por ganar esta elección, la señora Clinton tiró con todo lo que tiene a mano en materia de ataques desacreditados, los cuales sabe que no son verdad”, dijo su portavoz, Bill Burton.

Una vez más, el equipo de Obama desmintió punto por punto la afirmación de Hillary Clinton de que ella ya tiene la experiencia necesaria para ser comandante en jefe de Estados Unidos.

“No hay ninguna duda de que Hillary Clinton jugó un papel importante en política interior cuando era primera dama --es por ejemplo bien conocido su intento fallido de crear una cobertura médica universal-- pero no hay ninguna razón para creer que haya sido una pieza esencial en política exterior” del gobierno de Bill Clinton, dijo Greg Craig, que ocupó un alto cargo en el Departamento de Estado durante esa Administración.

El equipo de Obama denunció, además, a Geraldine Ferraro, candidata a la Vicepresidencia en 1984 e influyente apoyo de Hillary, por declaraciones que consideró racistas. Ferraro dijo al diario californiano The Daily Breeze que “si Obama fuera un hombre blanco, no estaría donde está ahora”, y que “si fuera una mujer (de la raza que sea) no estaría donde está ahora, por tanto tiene mucha suerte de ser quien es”.

Clinton debe “repudiar” estos “comentarios que tienen implicancias racistas y disminuyen a Barack Obama por ser negro”, dijo Susan Rice, una de las principales consejeras de este último.