•   NUEVA YORK/AFP  |
  •  |
  •  |

La Asamblea General de la ONU se disponía este martes a reelegir para un segundo período de cinco años como secretario general al surcoreano Ban Ki-moon, quien ya recibió el apoyo de las principales potencias.

La Asamblea General votará el tema este martes a las 15H00 locales (19H00 GMT) en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Se espera que los 192 miembros confirmen por consenso el nuevo período de Ban, quien el viernes pasado obtuvo el respaldo unánime del Consejo de Seguridad.

Ban, de 67 años, aseguró sentirse "profundamente honrado" por el apoyo y dijo estar "humildemente" a disposición para la votación de la Asamblea General. "Es un inmenso privilegio servir a esta gran organización como secretario general, y estoy agradecido por la confianza y el apoyo", declaró Ban el viernes a los periodistas desde Brasilia, de acuerdo con un comunicado de la ONU.

Sin contrincante

Sin ningún contrincante para el cargo, Ban se aseguraría la continuidad de un nuevo mandato, que comenzaría el 1 de enero de 2012 y se extendería hasta el 31 de diciembre de 2016.

La reelección del ex canciller de Corea del Sur, que no ha dudado en criticar a los líderes árabes que enfrentan protestas en sus países pero ha sido cuestionado por algunos grupos de derechos humanos, se da por segura desde hace varios meses.

"Nunca ha habido ninguna duda", dijo un embajador de la ONU. "Puede que no sea el favorito de todos pero nadie tiene ninguna razón para frenarlo".

Ban ha dicho que el cambio climático -al cual la ONU ha estado haciendo frente- es su principal desafío. Para él, la lucha contra el calentamiento global es "la prioridad más importante" para la humanidad.

El secretario general de la ONU también ha prometido seguir defendiendo a los manifestantes que desafían a los líderes en el poder desde hace muchos años en los países árabes.

El presidente sirio Bashar Al Asad ahora se niega a atender sus llamadas, dijo un portavoz de la ONU. Ban también ha tenido confrontaciones telefónicas con el líder libio Muamar Kadhafi y otros mandatarios regionales en los últimos meses.

"Armonizador" y un "constructor de puentes"

Ban, diplomático de carrera, asumió como secretario general de la ONU en 2007, sucediendo a Kofi Annan y definiéndose a sí mismo como un "armonizador" y un "constructor de puentes".

Grupos de derechos humanos sin embargo lo criticaron por no expresarse en favor del detenido Liu Xiaobo, Premio Nobel de la Paz, durante una reunión con el presidente chino Hu Jintao en noviembre pasado.

Afirman que Ban es demasiado respetuoso con China y los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia-, que podrían haber vetado su nuevo nombramiento.

A pesar de las críticas, Ban ha molestado a China y Rusia con su fuerte postura sobre Libia, Siria y las revueltas en Yemen.

Ban, que fue canciller surcoreano 2004 a 2007, es el octavo secretario general desde la creación de la ONU tras la Segunda Guerra Mundial.