EL PAÍS, Madrid
  •   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

Geraldine Ferraro, una de las más prestigiosas políticas estadounidenses y la única demócrata que ha sido candidata a la vicepresidencia de EE UU, ha abandonado hoy el cargo honorífico que ocupaba en la campaña de Hillary Clinton, después de decir que Obama ha llegado tan lejos sólo por ser negro. "Si Obama fuera un hombre blanco, no estaría en esta posición" de liderazgo, dijo a un periódico de California. "Y si fuera una mujer, no estaría en esta posición. Sucede que tiene mucha suerte de ser quien es. Y el país está cautivado por el concepto", añadió.

Días después, Ferraro -que compitió en las elecciones de 1984- se negó a rectificar, e insistió en que no lamentaba de ninguna manera lo dicho. No obstante, precisó que sus comentarios habían sido sacados de contexto e interpretados como racistas por la campaña de Obama, a quien acusó de estar dividiendo al Partido Demócrata.

Hoy, en una carta enviada a Hillary Clinton, Ferraro anuncia que abandonaba el puesto honorífico que ocupaba en el comité de finanzas de la campaña de la ex primera dama, donde trabajaba en la recaudación de fondos. Un portavoz de Clinton aseguró que la salida se había producido por iniciativa de Ferraro.

Clinton se ha apresurado en desmarcarse de los comentarios de su compañera de partido. Obama, por su parte, ha contestado a estas acusaciones negando que ser negro sea una gran ventaja, más bien al contrario.