•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

La cárcel venezolana de El Rodeo, donde al menos hubo 25 muertos en los últimos días, continuaba este martes sumida en la tensión tras cinco días de una intervención militar, que se enfrenta a la resistencia armada de centenares de presos, lo cual angustia a sus familiares.

Efectivos militares intentaban este martes la rendición de más de un millar de reclusos de esta cárcel ubicada a 40 km de Caracas, mientras decenas de familiares se organizaban, a las puertas del penal, para tener noticias de sus hijos, hermanos y esposos presos, y velar para que sus derechos sean respetados.

El gobierno venezolano afirma que un pequeño grupo de internos, en su mayoría líderes de bandas criminales, dirigen la resistencia e impiden que el resto se rinda ante los militares, que entraron en el penal el pasado viernes, después de que una reyerta armada entre internos dejara un saldo de al menos 22 muertos.

Desde la intervención, en la que participan más de 4,000 efectivos militares, han muerto, además, dos oficiales y un reo.

“Mi hijo es preso de los presos. Los tienen como ratas allí. Que les pongan el agua, que les pongan la luz, ¡por Dios!, para llamarlos y saber si están vivos”, exclamó Dani Flores, madre de un joven de 29 años de quien no tiene noticias desde el domingo pasado.

Publican lista de reubicados

Este martes, las autoridades publicaron nuevas listas con los nombres de unos 2,500 internos de El Rodeo --que tiene una población total de 4,700 presos-- que fueron trasladados temporalmente a otros cuatro penales. Bajo un sol agobiante, decenas de mujeres esperaban ansiosas oír el nombre de sus allegados.

“Estoy un poco menos angustiada porque encontré a mi hijo. Lo mandaron a la cárcel de Puente Ayala (en el estado Anzoátegui, este). Ahorita mismo me voy para allá”, dijo aliviada a la AFP Evelyn Rengifo, cuyo hijo, de 20 años, llevaba un mes y medio en El Rodeo.

“Esperamos que se publiquen más listas”, pidió Judina González. “Por lo menos tengo la esperanza de que mi hermano sea uno de los que sigue vivo ahí dentro”, añadió la joven de 27 años, que acude todos los días a El Rodeo en busca de noticias.

Rescatan a 36 presos, 11 heridos
El ministro del Interior, Tareck El Aissami, informó la noche del lunes que el operativo militar ha permitido rescatar en las últimas horas a 36 presos, once de los cuales estaban heridos. “Esta operación de intervención va a tener un resultado satisfactorio”, aseguró el funcionario.

El incidente registrado en El Rodeo es el más cruento ocurrido en una cárcel venezolana en la última década.

El hecho despertó la atención de todo el país, y este martes el Parlamento, dominado por el oficialismo, debatió cómo el gobierno ha gestionado este delicado asunto.

El gobierno acusa a sus detractores de aprovechar los muertos de El Rodeo para “desestabilizar” al país. Por su parte, la oposición considera que el gobierno ha ocultado información, ha maltratado a los familiares de los presos y es incapaz de controlar la situación carcelaria en Venezuela.

Los penales del país sudamericano albergan a unos 50,000 internos, cuando la capacidad no supera los 14,000, según diversas organizaciones humanitarias, que también repudian la masiva circulación de armas dentro de las cárceles.

La organización “Una ventana a la libertad” presentó este martes ante la Fiscalía una denuncia para que se investigue cómo llegan estas armas a manos de los presos, a quienes se les han confiscado fusiles, granadas y pistolas de diverso calibre durante estos operativos.

Según esta ONG, miembros de la militarizada Guardia Nacional y del Ministerio de Interior, que tienen a su cargo la seguridad de las cárceles de Venezuela, venden armas a los presos.

Organizaciones humanitarias afirman que en las cárceles de este país mueren unos 300 reos al año. Solo en el primer trimestre de este año, la cifra de fallecidos en los penales fue de 121 presos, según estas fuentes.