•   Guatemala/EFE  |
  •  |
  •  |

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, inauguró hoy la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, con un llamado a la comunidad internacional para que asuma su "corresponsabilidad" en la lucha de la región contra el crimen organizado y el narcotráfico.

En Centroamérica "sentimos que estamos llegando al límite de nuestras capacidades" para hacerle frente a los grupos delictivos que se han asentado en la región, dijo Colom durante su discurso de inauguración.

La estrategia de seguridad que hoy le comparte Centroamérica al mundo, añadió el gobernante, necesita del apoyo técnico y financiero de la comunidad internacional, pero también de su "corresponsabilidad" tanto como receptores y consumidores de las drogas, como en el tráfico y venta de armas y en el lavado de dinero.

"Se está llegando a un límite de la capacidad institucional, ese es un mensaje que debe quedar bastante claro", porque la región ya no puede seguir aportando más recursos en la lucha contra el crimen y la violencia, subrayó Colom.

La comunidad internacional, indicó, comprometió 917 millones de dólares para financiar proyectos de combate a la delincuencia organizada en Centroamérica, pero durante 2010 la ejecución y desembolsos solo fueron de 140 millones de dólares.

"Los datos arrojan una desproporción del compromiso" de la comunidad internacional con los aportes reales, añadió Colom.

Por su parte, el secretario general del Sistema de Integración Centroamericana (Sica), Juan Daniel Alemán, quien presentó a los asistentes los proyectos y programas que forman parte de la estrategia regional de seguridad, subrayó el "compromiso real" de los Estados centroamericanos.

"Estamos hastiados de estas situaciones de violencia. Esto demanda un basta ya, no podemos permitir que ese hastío se convierta en frustración, desesperanza y arrebatos", señaló Alemán.

La seguridad, añadió, es la condición indispensable de la integración y el único elemento que puede garantizar que esta sea "profunda, social, económica, pero sobre todo humana".

Durante la conferencia, que se extenderá hasta mañana, jueves, Centroamérica espera obtener el apoyo de la comunidad internacional para financiar la estrategia de seguridad que ha diseñado de forma conjunta.

En la misma participan los presidentes Juan Manuel Santos de Colombia; Felipe Calderón de México; Ricardo Martinelli de Panamá; Laura Chinchilla de Costa Rica; Porfirio Lobo de Honduras; Mauricio Funes de El Salvador; y Daniel Ortega de Nicaragua.

Así como la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton; la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Trinidad Jiménez; el comisario de Comercio de la Unión Europea, Karel De Gucht; el primer ministro de Belice, Dean Barrow; y el ministro de la Presidencia de República Dominicana, César Pina Toribio, entre otras personalidades.

Aunque la región centroamericana espera obtener apoyos económicos de parte de la comunidad internacional para financiar su estrategia de seguridad, según analistas locales es poco probable que logre sumar más allá de los recursos que recibe de parte de los países amigos.

El ministro guatemalteco de Finanzas, Rolando Del Cid, dijo el martes que la región necesita de unos 6.000 millones de dólares para financiar la estrategia, suma que equivale al 8 por ciento del Producto Interno Bruto centroamericano.

Los siete países de Centroamérica -Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Belice- más la República Dominicana, en conjunto reciben un promedio de 1.500 millones de dólares para financiar programas y proyectos relacionados con la seguridad y la justicia.

Con una población de 45.713 millones de habitantes, de los que mitad vive en condiciones de pobreza, la tasa de homicidios más alta del mundo (33,3 por cada 100.000 habitantes), y la presencia de carteles internacionales del narcotráfico y pandillas juveniles, Centroamérica es una de las zonas más violentas y peligrosas del planeta.