•   MÉXICO / AFP  |
  •  |
  •  |

La captura de José de Jesús “El Chango” Méndez, líder y fundador del cártel de “La Familia”, y detenido el martes en un operativo incruento, puede ser, según el gobierno, el golpe final a esta organización criminal, sumida desde diciembre en una confrontación intestina.

El fin de ‘La Familia’ empezó en mayo, cuando integrantes de la organización trataron de tirar un helicóptero de la Policía obligándolo a un aterrizaje forzoso en una zona de Michoacán (oeste), bastión del cártel, donde fueron aprehendidos algunos miembros de la organización.

Esas detenciones permitieron a las autoridades saber que Méndez Vargas había convocado a una reunión con operadores el 27 de mayo en el vecino estado de Jalisco (oeste), donde un cruento enfrentamiento dejó un saldo de 15 pistoleros muertos y 40 detenidos, informó Ramón Eduardo Pequeño, jefe de la División Antidrogas.

Todos ellos eran parte de la estructura de seguridad del capo, quien inició entonces una huida por cuatro estados del país, hasta ser aprehendido en un operativo “quirúrgico” sin un solo tiro, el martes, en el lugar donde se escondía en Aguascalientes (centro), una de las ciudades más pacíficas del país.

El gobierno mexicano consideró que con esta captura se destruyó lo que restaba de la estructura de mando de este cártel, fuertemente debilitado desde diciembre pasado cuando Nazario Moreno alias “El Chayo”, con quien Méndez fundó en 2006 ‘La Familia’, fue abatido por policías y militares en Michoacán.

Debutan arrojando cabezas humanas
Esta organización hizo su aparición en 2006, cuando un comando arrojó cinco cabezas humanas en la pista de baile de un bar acompañadas de un mensaje que se adjudicaba el derecho de aplicar una ‘justicia divina’.

La organización que difundió sus mensajes de evangelización, y contaba con un manual para seguir el camino de la Biblia, llegó a reclutar a miles de personas como sicarios que eran adiestrados en la sierra en manejo de armas y aplicación de tortura.

Méndez Vargas y Nazario Moreno, fundadores de ‘La Familia’, difundieron desde 2006 sus mensajes religiosos, acompañándolos de cabezas cortadas y crueles asesinatos. También transmitían sus mensajes a través de mantas colocadas en ciudades de Michoacán e inserciones pagadas en periódicos locales.

Al menos 710 personas vinculadas a ‘La Familia’ fueron detenidas entre enero de 2008 y junio de 2011, según datos oficiales, entre los que destacan las detenciones de tres de sus seis principales líderes y la muerte de otro.

Servando Gómez alias “La Tuta” y Enrique Plancarte Solís, únicos líderes que quedaron prófugos, se envolvieron desde principios de 2011 en una sangrienta disputa por el control de ‘La Familia’, de la que se separaron en marzo, según las autoridades, para formar al autodenominado grupo de Los Caballeros Templarios, que en las últimas semanas dejó una estela de asesinatos en Michoacán.

Méndez Vargas, estaba incluido en la lista de los más buscados por las autoridades mexicanas y darían una recompensa de 2,5 millones de dólares. Cuenta con una orden de arresto por parte de las autoridades de Estados Unidos por delitos relacionados con él tráfico de droga.

Los líderes originales de ‘La Familia’ sostenían desde 2008 una violenta guerra contra el cártel de Los Zetas, otro cártel formado por exmilitares desertores.

Méndez Vargas confesó, luego de su detención, que en los últimos dos meses “se reunió con líderes de Los Zetas para solicitarles el apoyo y recuperar el control en Michoacán”, indicó, por su parte, en un comunicado la Policía federal.

La guerra entre Los Zetas y ‘La Familia’ dejó a centenares de víctimas en Michoacán y en otros estados del país, que vive una espiral de violencia por las pugnas entre los cárteles del narcotráfico con un saldo de más 37,000 muertos desde diciembre de 2006 cuando el gobierno lanzó una ofensiva con 50,000 militares y miles de agentes federales.