•   WASHINGTON / AGENCIAS  |
  •  |
  •  |

Un total de 10.000 soldados estadounidenses abandonarán Afganistán entre el próximo mes de julio y final de año, cifra a la que se sumarán otros 23.000 antes de septiembre de 2012.

Lo anterior lo anunció el presidente de EU, Barack Obama , en un mensaje a la nación  desde la Casa Blanca. “Este es el principio, no el final, de nuestro esfuerzo por terminar esta guerra”, dijo, deseoso de que Estados Unidos pueda centrar su atención y recursos en superar la crisis económica. “América, es tiempo de poner la atención en construir el país aquí, en casa”.

La retirada quedará concluida a finales de 2014, aunque el presidente norteamericano no precisó qué contingente de los restantes soldados permanecerá en ese país en labores de adiestramiento de las fuerzas afganas y misiones antiterroristas.

“Después de esa inicial reducción, nuestras tropas continuarán volviendo a casa a un paso constante a medida que las fuerzas de seguridad afganas toman el mando. Nuestra misión pasará de ser de combate a ser de apoyo. Hacia 2014, el proceso de transición será completado y los afganos serán responsables de su propia seguridad”, indicó Obama.

La cifra de 33.000 soldados que saldrán en los próximos catorce meses corresponde a los refuerzos que Obama se comprometió a enviar a Afganistán a finales de 2009. Ese incremento de un tercio de la fuerza total buscaba girar una situación prolongadamente adversa. Los refuerzos se destinaron a las provincias sureñas de Helmand y Kandahar, donde en los últimos dieciocho meses se han registrado importantes victorias sobre los talibanes.

“Comenzamos esta retirada desde una posición de fuerza. Al Qaida está bajo más presión que nunca desde el 11-S”, dijo el presidente estadounidense.

Bin Laden murió preocupado
Obama aseguró que la información encontrada a Bin Laden demuestra que éste estaba “preocupado” por la imposibilidad de Al Qaida de reemplazar a sus jefes que habían sido muertos.

En su mensaje Obama dijo que Pakistán es un país socio, “junto con el que Estados Unidos ha eliminado más de la mitad de los mandos de Al Qaida”. Pero pronto pasó a palabras de advertencia.

“Por supuesto, nuestros esfuerzos se dirigirán contra los puertos seguros de Pakistán. Ningún país está tan en peligro por la presencia de extremistas violentos, por lo que continuaremos presionando sobre Pakistán para aumentar su participación en asegurar un futuro más pacífico para la región”.

En cuanto a Libia, expresó el compromiso de “seguir apoyando a los aliados en la protección del pueblo libio y darle la oportunidad de que determine su destino”.

Obama informó ayer mismo al presidente de Afganistán y al presidente de Pakistán, así como al secretario general de la OTAN y a los principales socios europeos.