Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Unos 300 salvadoreños se manifestaron ayer miércoles en el centro de San Salvador, haciendo sonar cacerolas vacías, demandando al gobierno que intervenga para frenar el alto costo de vida.

El llamado “cacerolazo”, que transcurrió sin incidentes, fue convocado por el Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) y otras organizaciones para expresar la inconformidad por “el encarecimiento” de los productos de la canasta básica, lo cual afecta a miles de familias.