•   TRÍPOLI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El régimen del coronel Muamar Kadhafi acusó el sábado a la OTAN de haber matado a 15 civiles en el puerto petrolero de Brega (este), en tanto que varias figuras del fútbol libio anunciaban que se unían a la rebelión.

Según los medios de comunicación oficiales del régimen, quince personas murieron y más de 20 resultaron heridas en un bombardeo de la OTAN sobre objetivos civiles en Brega, punto estratégico del este de Libia.

La OTAN desmintió rápidamente la muerte de civiles, asegurando que habían atacado "objetivos militares legítimos". "La OTAN atacó edificios en un sector abandonado de Brega. Eran blancos militares legítimos que fueron alcanzados", indicó el portavoz de la misión de la Alianza en Libia.

"La coalición atlántica de la cruzada colonialista bombardeó sitios civiles, entre ellos una panadería y un restaurante en Brega, causando 15 mártires y más de 20 heridos entre los clientes", había anunciado la televisión libia, sin precisar el momento del ataque.

La agencia oficial libia JANA indicó por su parte que el ataque contra Brega había ocurrido el sábado.

En su informe diario, la Alianza Atlántica indicó que el viernes había atacado 35 objetivos, entre los cuales vehículos e instalaciones militares en la región del puerto petrolero de Brega, a 800 km al este de Trípoli y a 240 km al suroeste de la ciudad rebelde de Bengasi.

La televisión libia denunció una "guerra de extermino" y "crímenes contra la humanidad" cometidos por la Alianza Atlántica. El régimen ya había acusado a la OTAN de haber matado a civiles en Trípoli y en Sorman (oeste).

La OTAN, que admitió haber bombardeado por error un barrio residencial en Trípoli, dijo en cambio que el lunes había atacado una instalación militar en Sorman, donde una residencia de un veterano compañero de Kadhafi fue alcanzada por ocho misiles, matando a 15 personas, entre ellas varios niños, según el régimen.

A su vez, 17 figuras del fútbol libio, incluidos algunos jugadores de la selección nacional, anunciaron que se unían a los rebeldes, en una entrevista acordada en la noche del viernes a la BBC desde Jadu, en el oeste de Libia, un sector en manos de los opositores a Kadhafi.

En un país donde el fútbol es pasión popular, las defecciones de estos jugadores son una nueva bofetada para el coronel Kadhafi, luego de ser abandonado por varios militares y ministros de alto rango desde el inicio de la sublevación, hace más de cuatro meses.

Kadhafi "nada hizo por Libia", explicó uno de los arqueros de la selección, Juma Gtat. Al coronel Kadhafi "le digo que nos deje, que deje al pueblo libio disfrutar de la vida en una nueva Libia, en una Libia de libertad", señaló.

Juma Gtat y el entrenador del gran club de Trípoli al Ahly, Adel ben Issa, anunciaron su decisión de unirse a los rebeldes en presencia de otros jugadores.

En el campo de batalla, este sábado tres potentes explosiones sacudieron el barrio de Tajura, en las afueras de Trípoli, donde se podían ver columnas de humo, constataron periodistas de la AFP, sin poder por el momento determinar los blancos atacados.

Las explosiones se oyeron desde el centro de la capital hacia las 14H45 (12H45 GMT).

El viernes en Washington, la Cámara de Representantes estadounidense rechazó una simbólica resolución que autorizaba la participación militar de Estados Unidos en Libia, pero al mismo tiempo se negó a reducir los fondos destinados a financiar las operaciones contra las fuerzas de Kadhafi.

La Casa Blanca manifestó inmediatamente su decepción, aunque la resolución tendrá pocas consecuencias en la misión estadounidense porque cuenta con escaso apoyo en el Senado, donde los demócratas tienen mayoría.