•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La carrera electoral con miras a octubre próximo quedó hoy lanzada de lleno con la inscripción de las ocho fórmulas que pelearán por la presidencia argentina, siete de ellas integradas por opositores que buscan arrebatarle el mando a la candidata a reelección, Cristina Fernández, favorita en los sondeos.

El plazo para registrar ante la justicia electoral las fórmulas presidenciales y legislativas de los comicios del próximo 23 de octubre finalizó esta madrugada luego de las encendidas negociaciones que mantuvieron los partidos políticos para definir los candidatos, entre los que figuran miembros del gabinete nacional, sindicalistas y dirigentes agrarios.

Casi como en una entrega de los Óscar, la presidenta anunció ayer que el ministro argentino de Economía, Amado Boudou, resultó elegido para acompañarle en la fórmula oficialista, luego de sostener el misterio hasta el filo del cierre de las listas.

En los últimos días habían desfilado casi una decena de posibles candidatos a la vicepresidencia en la fórmula del Frente para la Victoria, fracción del Partido Justicialista (PJ, peronista), liderado por Fernández desde el fallecimiento de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner (2003-2007), en octubre pasado.

"Necesito a mi lado a alguien que no le tenga miedo a las corporaciones", señaló la mandataria durante el acto en el que destacó la "lealtad" exhibida por el flamante postulante, de buena relación con el líder sindical Hugo Moyano.

Boudou no será el único ministro que se calce el traje de candidato ya que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, encabeza la lista de postulantes a senadores, mientras que el titular de la cartera de Agricultura, Julián Domínguez, liderará la de diputados en los comicios, en los que se renovará la mitad del Parlamento.

Facundo sigue los pasos de su padre
Entre los candidatos a diputados del oficialismo también figura uno de los hijos de Moyano, Facundo, quien sigue los pasos de su padre, titular de la poderosa Confederación General del Trabajo (CGT).

"El kirchnerismo, bajo el liderazgo de Cristina, asume una articulación política" en la cual "las estructuras políticas, territoriales y sociales han pasado a tener menor gravitación y protagonismo, gestándose en cambio un poder político aun más centrado en la figura presidencial que con Néstor Kirchner", evaluó el analista Rosendo Fraga, de la consultora Nueva Mayoría.

Para el analista político Jorge Arias, en las propuestas de la oposición también "pesa más el personalismo y la especulación electoralista que los programas".

Entre los postulantes a la presidencia con mejor imagen se ubica el diputado de la opositora Unión Cívica Radical (UCR) Ricardo Alfonsín, hijo del expresidente Raúl Alfonsín (1983-1989), acompañado en la fórmula por el economista Javier González Fraga.

Alfonsín se alió con el diputado argentino-colombiano del peronismo disidente Francisco de Narváez, quien venció a Kirchner en las legislativas de 2009 y ahora busca ser elegido gobernador en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito argentino, clave para ganar cualquier elección nacional.

Otra fórmula
Otra fórmula es la encabezada por la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió, escoltada por el legislador Adrián Pérez, quienes proponen como candidato a diputado al dirigente rural Mario Llambías, uno de los referentes agrarios enfrentados al Gobierno de Fernández desde 2008, cuando el Ejecutivo protagonizó una dura crisis con el campo.

El expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003), de las filas del peronismo disidente, también competirá por la presidencia, acompañado por el gobernador de la provincia de Chubut, Mario Das Neves.

En este espacio, las acaloradas discusiones por la conformación de las listas causaron el "enojo" de la legisladora Graciela Camaño, quien desistió a último momento de su candidatura a gobernadora bonaerense, ahora ocupada por Eduardo Amadeo, reconoció hoy Duhalde.

Por la presidencia también competirán el gobernador de la provincia de Santa Fe, el socialista Hermes Binner; su par de San Luis, el peronista disidente Alberto Rodríguez Saá; la diputada Alcira Argumedo, del izquierdista Proyecto Sur, y Jorge Altamira, del Frente de Izquierda.

Los candidatos deberán presentarse en las primarias del 14 de agosto próximo, que servirá de antesala a los comicios generales.

En estas primarias, las fuerzas políticas deberán confirmar a sus candidatos así como reunir más del 1,5 por ciento de los votos para poder competir en las elecciones de octubre, en las que además se renovará a la mitad de los escaños de la Cámara de Diputados y un tercio de los del Senado, entre otros cargos electivos.