•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya propuso hoy en la asamblea del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) una nueva fuerza política en su país basada en el poder popular para que gobierne los próximos 50 años.

La propuesta, según dijo Zelaya, es de "una nueva fuerza política que sustituya, que haga los cambios políticos que necesita Honduras, una fuerza política basada en el poder popular construido, demostrado y probado en esta lucha antigolpista y antioligárquica que representa el Frente Nacional de Resistencia Popular".

En su mensaje ante unos 1.500 delegados del FNRP a nivel nacional, el exgobernante también propuso que la Resistencia se convierta en un Frente Amplio de Resistencia Popular, sin que desaparezca el actual movimiento que surgió tras el golpe de Estado que él sufrió el 28 de junio de 2009.

"Hemos propuesto que se respete la diversidad política del Frente de Resistencia, donde todos tengamos una participación, solo pedimos dos condiciones, que se opongan a la explotación del hombre por el hombre, este modelo económico no lo aceptamos", agregó Zelaya.

Algo más que no se puede aceptar, dijo, es que "una elite, de cualquier nombre y de cualquier símbolo, secuestre los poderes del Estado en su propio beneficio para mantener sus privilegios".

Esos grupos, subrayó, "deben de ser sustituidos rápidamente del poder político de la nación hondureña".

Zelaya considera que la propuesta de construir un poder popular en Honduras es "de salvación y de libertad" para su país, y que es necesario un "proceso refundacional" a través de una Asamblea Nacional Constituyente con las mayorías del pueblo.

"Hemos expuesto una doctrina también y una filosofía económica política, porque aquí se está construyendo un socialismo democrático que yo le llamo liberalismo prosocialista, pero está en construcción una nueva fórmula política que en los próximos 50 años va a gobernar en este país y aquí está representado", subrayó Zelaya.

El expresidente llegó a la asamblea del FNRP, que se celebra en un colegio público de educación media en Tegucigalpa, acompañado de su esposa, Xioamara Castro; su hija Hortensia y dos de sus nietos.

Zelaya es coordinador general del FNRP, movimiento que aglutina a representantes de diversos sectores sociales de Honduras y exige una Constituyente.

El exgobernante fue derrocado hace dos años, cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, pese a tener impedimentos legales.