•   MADRID / AFP  |
  •  |
  •  |

Dos soldados españoles murieron y tres resultaron heridos en Afganistán, cuando una bomba de fabricación casera estalló al paso de su vehículo, anunció el domingo el Ministerio de Defensa español. La explosión se produjo cerca de Qala i Naw, ciudad de la provincia de Badghis, en el noroeste, donde tienen su base las tropas de España, indicó el comunicado.

Se trata del sargento Manuel Argudin Perrino, natural de la ciudad española de Gijón (norte), y la soldado Niyireth Pineda Marín, originaria de Colombia. Los heridos fueron evacuados en helicóptero al hospital Role 2 de Bala Murghab.

Los sobrevivientes al ataque son el soldado Rubén Velázquez Herrera, que sufre diversas contusiones y heridas leves; el soldado Jhony Alirio Herrera Trejos (también colombiano), que tiene fractura en tibia y húmero derecho; y el cabo Roi Villa Souto, con fractura en tibia y peroné derecho.

La ministra española de Defensa, Carme Chacón, dijo en una comparecencia ante la prensa que “no se teme por sus vidas”.

El gobierno colombiano informó que dos de sus nacionales, al servicio del Ejército español desplegado en Afganistán, están entre las víctimas -una de ellas fallecida- de una bomba de fabricación casera que este domingo estalló al paso de su vehículo, informó la Cancillería.

Este es el segundo atentado en ocho días contra el contingente español destacado en Afganistán, y se produce poco después de que el Gobierno español haya anunciado que España retirará todas las tropas que tiene en ese país en 2014. Chacón viajó ayer a Afganistán para repatriar los cadáveres, visitar a los heridos y para mantener una reunión con mandos militares y conocer así las circunstancias del atentado.

Los cinco militares pertenecen al Regimiento de Infantería Soria número 9, que tiene su sede en la isla española de Fuerteventura y que es el más antiguo de Europa, ya que el pasado mes de mayo cumplió 502 años defendiendo los intereses de España.

Según el ministerio español, los militares viajaban en un blindado “Lince” cuando un artefacto explosivo improvisado (IED) alcanzó al vehículo, que se encontraba realizando una patrulla de reconocimiento a unos 20 kilómetros al norte de Qala-i-Naw. La explosión alcanzó el lado derecho del blindado, donde viajaban Manuel Argudin Perrino y Niyireth Pineda Marín, quienes fallecieron en el acto.

Las autoridades de la provincia afgana de Badghis lamentaron profundamente la muerte de los soldados españoles, y la atribuyeron a un foco insurgente que burló las operaciones militares aliadas en la zona, afirmó a EFE una fuente oficial.

Un total de 1,500 soldados españoles están desplegados en Afganistán y su retirada, explicó recientemente el presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, comenzará en el primer semestre de 2012.

El número de soldados españoles de origen latinoamericano fallecidos mientras participaban en misiones del Ejército español se eleva a nueve, tras la muerte ayer de Niyireth Pineda Marín. Un total de 96 españoles (93 militares, dos guardias civiles y un traductor) han muerto en Afganistán desde el inicio del despliegue de las tropas en ese país en 2002.