•   ROMA /AFP  |
  •  |
  •  |

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), eligió este domingo en Roma al brasileño José Graziano da Silva como nuevo director general, convirtiéndose en el primer latinoamericano que preside la entidad encargada de combatir el hambre en el mundo.

Por primera vez desde que fue fundada en 1945, la FAO será presidida por un latinoamericano, quien tendrá el reto de erradicar o al menos reducir el hambre en el mundo.

El brasileño, que fue elegido con 92 votos contra 88 de su adversario, el excanciller español Miguel Ángel Moratinos, logró el respaldo de América Latina, Indonesia y de los llamados “Países No Alineados” del Grupo 77, entre ellos los de África e Indonesia.

“No soy más el candidato de Brasil sino el director general de todos los países”, declaró Graziano en español, visiblemente emocionado tras conocer el resultado. El brasileño fue uno de los técnicos más cercanos del primer mandato del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, en 2003, y luego fue asesor especial de la Presidencia de la República de Brasil.

“Con los años he aprendido que se debe caminar juntos, lograr el consenso para lograr los objetivos”, agregó Graciano, tras agradecer ante la plenaria a los países latinoamericanos, africanos, de lengua portuguesa, e inclusive a los países europeos y desarrollados: “Ha sido un ejercicio democrático y soberano”, dijo.

El ministro estrella del gobierno de Lula derrotó por cuatro votos al exministro español, en una votación reñida, dado el carisma y la capacidad de los dos candidatos. La presidenta de Brasil Dilma Rousseff recibió el domingo con “enorme satisfacción” la elección de Graziano al frente de la FAO, y le ofreció “el más firme apoyo” en el reto de erradicar o al menos reducir el hambre en el mundo.

Roussef destacó la “reconocida contribución” de Graziano “en la formulación exitosa de la estrategia gubernamental, de asegurar el derecho de los pueblos a la alimentación, sumada a sus sólidas credenciales académicas y su profundo conocimiento de la FAO”.

El brasileño, exresponsable del exitoso Plan Popular para la Erradicación del Hambre en Brasil “Fome Zero” (Hambre Cero), era uno de los grandes favoritos para suceder al senegalés Jacques Diouf en el cargo de director general de la FAO desde hace 17 años.

Nacido el 17 noviembre de 1949, Graziano da Silva ocupa el cargo de Representante Regional y Subdirector de la FAO desde marzo de 2006. Durante su permanencia en la FAO logró además que los países de América Latina y el Caribe fueran los primeros a nivel mundial en asumir el compromiso de erradicar el hambre antes del 2025.

“La actual crisis económica global y crisis de alimentos es una llamada al despertar. Nos recuerda que estamos interconectados, y ello es más evidente en la alimentación y en la agricultura”, dijo la víspera, al presentar su programa ante la plenaria.

Graziano es doctor en Economía de la Universidad Estatal de Campinas, y fue profesor titular de Economía Agrícola en la misma universidad. Tiene un posgrado en la Universidad de California y en el Instituto de Estudios Latinoamericanos en el University College de Londres.

“Se necesita una FAO fuerte y efectiva”, pregonó durante la campaña Graziano, quien aseguró que durante los 42 meses de su eventual gestión completaría la reforma de la entidad, a la que conoce desde adentro al haber sido funcionario regional.

“Estoy convencido, en base a mi experiencia en Brasil y en otros países, que erradicar el hambre es una meta razonable y alcanzable”, afirmó Graziano, cuyo programa fue sumamente aplaudido.

Varias Organizaciones No Gubernamentales, entre ellas Oxfam y ActionAid, expresaron inmediatamente su esperanza de que el nuevo director promueva un “nuevo futuro agrícola”.