•   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, "festejó" hoy en Costa Rica el surgimiento de una nueva fuerza política en su país liderada por el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009 y que retornó a Tegucigalpa hace un mes.

"Como presidente de los hondureños y amante de la democracia, soy pro participación y festejo mucho el hecho que haya surgido prácticamente una nueva fuerza política que va a participar en las próximas elecciones, que es el Frente Amplio, que está bajo la coordinación de Zelaya", dijo Lobo en una conferencia de prensa en San José.

El mandatario Hondureño realizó hoy una rápida visita a Costa Rica para reunirse con la presidenta de este país, Laura Chinchilla, con quien analizó asuntos bilaterales y regionales relacionados con seguridad, comercio, salud y combate al narcotráfico.

Lobo, quien también tiene previsto reunirse con el expresidente costarricense Óscar Arias, aseguró que Zelaya "está en Tegucigalpa disfrutando de todos los derechos políticos que le asisten como hondureño, sin ningún problema".

El expresidente Zelaya logró el domingo que la asamblea del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), surgido tras el golpe de Estado en su contra, aprobara una nueva alianza política que él mismo propuso, llamada Frente Amplio, y arremetió contra la burguesía de su país diciendo que ya no tienen derecho a seguir gobernando.

La nueva fuerza política propuesta por Zelaya está basada "en el poder popular", según el exgobernante, que llegó a la Presidencia de Honduras el 27 de enero de 2006, de la mano del Partido Liberal.

Sobre la implementación del Acuerdo de Cartagena, que le permitió a Zelaya regresar a Honduras y a Honduras retornar a la Organización de Estados Americanos (OEA) tras una suspensión de casi dos años, Lobo aseguró que "ha avanzado mucho con un único incidente".

Ese "incidente" es el arresto domiciliario del exministro de la Presidencia Enrique Flores, uno de los más cercanos colaboradores de Zelaya, a quien un juez de Tegucigalpa le fijó una fianza de 1,4 millones de dólares en un proceso por presuntos actos de corrupción.

Lobo consideró "demasiado exagerada" la fianza fijada a Flores e hizo un llamado a la Corte Suprema de Justicia para que actúe "con apego estricto a las leyes" en este caso, sin que su decisión final se vea "influenciada de una manera discriminatoria contra alguien".

Afirmó que el acuerdo de Cartagena, firmado con el auspicio de los Gobiernos de Colombia y Venezuela, busca "la profundización de la democracia y la reconciliación de la familia hondureña" y aclaró que "no es un acuerdo para legitimar la impunidad y habla de que tampoco debe haber persecución política contra nadie".

El presidente hondureño dijo que acordó con representantes de Venezuela y Colombia que juristas de estos países revisen este tipo de casos "para que no haya ningún tipo de discriminación".