•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo de centroamericanos que escaparon a un secuestro masivo el pasado viernes en México, en el que fueron raptados al menos 60 migrantes, se preparaban este lunes para declarar ante la Procuraduría General (Fiscalía), bajo protección de organizaciones no gubernamentales.

Unos diez centroamericanos "se presentarán ante la Siedo (subprocuraduría especializada en delincuencia organizada) para presentar una denuncia de este secuestro", dijo vía telefónica el sacerdote Alejandro Solalinde, coordinador del albergue para migrantes Hermanos en el Camino en la ciudad de Ixtepec (Oaxaca, sur).

Según denuncias de este albergue, que forma parte de una red de casas de acogida de migrantes en todo México, un comando armado secuestró el viernes al menos a 60 migrantes, incluidos mujeres y niños, que viajaban clandestinamente en un tren en el estado mexicano de Veracruz (este).

En el tren, que procedía de Ixtepec, viajaban unas 250 personas y fue detenido por el comando armado, aparentemente con la complicidad de los maquinistas, poco antes de llegar a la estación de Medias Aguas (Veracruz).

El religioso, uno de los principales defensores de los derechos de los migrantes, declinó detallar, "por razones de seguridad", dónde se realizará la declaración de los centroamericanos.

"Muchos de los que lograron escapar están llegando a la red de albergues que tenemos. No puedo decir cuántos son, de qué países vienen o dónde están, sólo que son muchos, pero están 'apanicados' (asustados), tienen mucho miedo, no confían en nadie", añadió Solalinde.

El religioso describió este secuestro masivo, el primero del que se tiene denuncia en 2011, como "una bofetada al gobierno de México y a las fuerzas militares", pues destacados miembros del ejército se encuentran en el lugar donde se produjo el incidente como parte de la estrategia antidrogas del gobierno federal.

La oficina de prensa de la Procuraduría informó que hasta el mediodía del lunes no se había producido la declaración.

Una fuente del Instituto Nacional de Migración comentó de su lado que si los centroamericanos deciden presentar la denuncia y seguir adelante con el proceso "se les dará una visa humanitaria".

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), equivalente en México a una oficina de 'ombudsman', está investigando el rapto y exigió a las autoridades la localización de las víctimas, "el esclarecimiento de los hechos y sanción a los responsables de este delito", informó en un comunicado.

Hermanos en el Camino y gobiernos centroamericanos denunciaron en diciembre pasado que un grupo de unos 50 migrantes presuntamente fue secuestrado por hombres armados cuando viajaban en un tren en los límites de los estados de Oaxaca y Chiapas (sureste).

El gobierno mexicano ha realizado investigaciones, pero sostiene que no han encontrado elementos sobre estos hechos.

En agosto del año pasado, 72 migrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil fueron secuestrados cuando intentaban llegar a Estados Unidos y asesinados en una hacienda de San Fernando, Tamaulipas (que colinda al sur con Veracruz y al norte con la frontera estadounidense).

La matanza fue atribuida por el gobierno mexicano al cártel de Los Zetas.

Según la CNDH, de abril a septiembre de 2010 se registraron al menos 11.333 secuestros de migrantes en México.