•   XALAPA, MÉXICO / AFP  |
  •  |
  •  |

Arlene, la primera tormenta importante de la temporada del Atlántico, cobraba fuerza ayer  miércoles en el Golfo de México con potencial de convertirse en huracán antes de tocar tierra en el estado mexicano de Veracruz (este), donde el gobierno declaró alerta roja.

“En el estado de Veracruz se declara alerta roja y en Tamaulipas (noreste) naranja” por las intensas precipitaciones y vientos que acompañan al fenómeno “que se espera (que) la mañana del jueves esté totalmente en tierra”, anunció en rueda de prensa Laura Gurza, Directora del Sistema de Protección Civil de México.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), en horas de la tarde de ayer, Arlene se encontraba a 155 km al este de la ciudad mexicana de Tuxpan, con vientos sostenidos de 85 km/h, con un desplazamiento hacia el oeste a 13 km/h.

En la noche de ayer miércoles y la madrugada de hoy jueves “se tendrían los principales efectos. Arlene estaría ingresando por Temapache (norte de Veracruz) muy cerca de Tamiagua y Tuxpan”, añadió Gurza.

La funcionaria precisó que se esperaban lluvias de 70 a 250 milímetros (lo que equivale hasta 250 litros de agua por m2) en las próximas 24 horas y de 70 a 350 milímetros el viernes.

Alerta en seis estados
La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) declaró también en alerta sus instalaciones en el Golfo de México, donde suspendió la navegación de todas sus embarcaciones, implementó medidas preventivas en las plataformas y suspendió la carga de combustible, informó la empresa en un comunicado.

El CNH advirtió que el fenómeno cobrará fuerza en las próximas horas con posibilidad de convertirse en huracán antes de tocar tierra, aunque el gobierno mexicano lo consideró poco probable.

“Ninguno de los modelos anuncia la probabilidad de que Arlene se incremente a huracán. Se prevé que ingrese a territorio mexicano en calidad de tormenta tropical”, dijo Gurza.

Unas 210,000 personas de seis estados mexicanos que se verán afectados por la tormenta viven en zonas consideradas de muy alto y alto riesgo, principalmente de la zona costera y montañosa, por lo que se ha iniciado la evacuación de las comunidades más vulnerables, agregó la funcionaria.

Una preocupación del gobiernno mexicano es que Arlene avanzará a una zona que ha sido “fuertemente erosionada en los últimos tiempos por huracanes e incendios”, el terreno “ha perdido su capacidad de retención de agua, lo que puede anunciar reblandecimiento de suelo con los consecuentes deslaves”, dijo Gurza.

También se han emitido alertas ante la probabilidad de intensas lluvias, desbordamiento de ríos y deslaves en los estados de San Luis Potosí (norte), Querétaro, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala (todos en el centro) y la capital.

En los estados de Tamaulipas y Veracruz las autoridades locales de protección civil han instalado albergues para el eventual desalojo de comunidades localizadas en zonas de alto riesgo.

México sufrió en 2010 lo que el gobierno calificó como la peor temporada de lluvias desde que se llevan registros, que dejó 125 muertos, casi un millón de damnificados y pérdidas superiores a los 4,000 millones de dólares.