•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

El estado de salud del presidente Hugo Chávez, convaleciente en Cuba de una operación, obligó ayer miércoles a su gobierno a suspender la cumbre de jefes de Estado prevista en Venezuela el cinco y seis de julio en la que nacería la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores en Caracas, Chávez “se encuentra en un proceso de recuperación y tratamiento médico sumamente estricto. Por esta razón de fuerza mayor, el gobierno venezolano ha tomado la decisión de postergar la realización de la cumbre”.

Chávez, de 56 años, fue operado de urgencia en Cuba el 10 de junio tras detectársele un absceso pélvico y desde entonces, las especulaciones sobre su salud se multiplican.

Tal vez no sea casualidad que horas antes de suspender esta cumbre, Chávez apareció en un video grabado la víspera en La Habana junto a su mentor político, Fidel Castro.

Por primera vez desde hace tres semanas, los venezolanos pudieron ver y escuchar a su presidente, visiblemente más delgado pero locuaz y animado. La finalidad del gobierno venezolano con estas imágenes era acallar los múltiples rumores sobre la salud de Chávez, pero la suspensión de la cumbre podría darles nueva fuerza.

El prudente silencio que guarda el presidente, normalmente hiperactivo y muy mediático, sumado a la ausencia de boletines médicos, aviva todo tipo de especulaciones en Venezuela, donde ya se escucha que Chávez podría sufrir una enfermedad grave y estaría replantéandose sus planes de cara a las presidenciales de 2012, cuando aspirará a un tercer mandato.

Fecha doblemente importante
La cumbre de la próxima semana era crucial para el mandatario, uno de los artífices de la Celac, que aspira a ser una especie de Organización de Estados Americanos (OEA) pero sin Estados Unidos y Canadá.

La fecha era doblemente importante porque el cinco de julio, Venezuela celebra también el bicentenario de la firma del Acta de su Independencia.

La mayoría de jefes de Estado y gobiernos de América Latina ya habían confirmado su asistencia a la cumbre, que se celebraría en la isla de Margarita (norte de Venezuela).

En su comunicado, el gobierno agradece a los ejecutivos de los países de la región su deseo de participar en esta importante reunión, y explica que se fijará una nueva fecha “en el segundo semestre de 2011” para su celebración.

Venezuela “ha convenido con los países de la región proponer una nueva fecha para la realización de esta cita de la patria grande en territorio venezolano durante el segundo semestre de este mismo año, con el objetivo de poner en funcionamiento la Celac, organismo para la consolidación de la unión y la independencia de nuestros pueblos”, concluye el texto oficial.

Según el ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Antonio Patriota, “una recomendación médica” hizo que Chávez decidiera suspender la Cumbre de la Celac.

Reunidos en Paraguay, los países integrantes del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) enviaron deseos de una “pronta recuperación” al presidente venezolano Hugo Chávez.

Desde Bogotá, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos lamentó que la cumbre se haya pospuesto, y confió en que Chávez “recupere su salud a la mayor brevedad posible”.