•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso peruano aprobó por unanimidad crear una comisión investigadora de las denominadas casas de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) con el fin indagar sobre una presunta injerencia política externa en Perú, informó este jueves el Parlamento.

"La comisión tendrá todas las prerrogativas jurisdiccionales para investigar la formación, funcionamiento, organización, financiamiento y otros aspectos de esas entidades, presuntamente vinculadas al gobierno de Venezuela", indicó un comunicado de prensa del Congreso.

La comisión -aprobada la noche del miércoles por 96 votos a favor, sin votos en contra ni abstenciones- dispondrá de 90 días para presentar su informe final.

El congresista José Vargas, quien sustentó el pedido, afirmó que existen nexos de las casas del ALBA con la Coordinadora Continental Bolivariana, organización entre cuyos miembros -según dijo- se encontrarían algunos integrantes de grupos terroristas.

"Esas conexiones hacen presumir que las Casas del Alba no sólo serían instituciones de ayuda social, sino organizaciones que quieren sembrar el desorden y la violencia en nuestro país y destruir nuestra democracia", dijo Vargas.

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) es impulsada por Venezuela en respuesta al Area de Libre de Comercio de las Américas (ALCA), que a su vez impulsa el gobierno de Estados Unidos. Además de Venezuela la integran Cuba, Nicaragua y Bolivia.

En los últimos meses la prensa de derecha inició una campaña contra estas entidades, señalando que son instrumentos de penetración ideológica de parte del gobierno de Venezuela, mientras que sectores de izquierda denuncian que con esa campaña se distrae a la opinión pública sobre graves problemas sociales irresueltos.

El miércoles el embajador de Venezuela, Armando Laguna, negó que su gobierno financie las denominadas casas de ALBA en Perú.

La primera de estas casas se abrió en la región de Puno (limítrofe con Bolivia), dando atención médica gratuita a personas pobres, y luego comenzaron a aparecer una decena de casas similares en distintas partes del país, generando las suspicacias de las autoridades.

Una investigación que realizó la cancillería el año pasado señaló que no tenían financiamiento exterior, pero el tema ha sido abierto nuevamente.

El presidente Alan García ha expresado su preocupación, señalando la semana pasada que tiene la "casi certeza" de una intervención extranjera en Perú.