•   WASHINGTON /AFP  |
  •  |
  •  |

El mexicano Humberto Leal, acusado de la violación y asesinato de una adolescente de 16 años, fue ejecutado en Texas pese a los llamados de la Casa Blanca y el gobierno mexicano para suspender la condena, informaron fuentes oficiales.

Leal, de 38 años, fue ejecutado a las seis de la tarde con 21 minutos, hora local, en Huntsville, la prisión de Texas, dijeron funcionarios de ese estado en un comunicado.

El estado de Texas parecía decidido este jueves a llevar adelante la controvertida ejecución de un ciudadano mexicano, pese a las peticiones de aplazamiento por parte de los gobiernos de Estados Unidos y México.

Leal fue declarado culpable de la violación y asesinato de una adolescente de 16 años en 1994, pero el mexicano negó los hechos.
La Corte Suprema rechazó este jueves por la tarde detener la ejecución, a pesar del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que estipula que sus derechos consulares fueron violados.

“Las demandas para el aplazamiento de la ejecución (...) son denegadas”, afirmó la Corte Suprema, a pocas horas del momento fijado para la ejecución.

Al condenado solo le quedaba una posibilidad de salvarse, la cual estaba en manos del gobernador republicano Rick Perry, pero este ratificó la decisión de ejecución.

México afirma que Leal no dispuso en el momento de su arresto de ayuda consular, lo que viola la Convención de Viena.
El ejecutado fue uno de los 51 mexicanos encarcelados en Estados Unidos a pesar del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitido en 2004, que estipula que sus derechos consulares fueron violados.

Sin embargo, uno de estos condenados, José Ernesto Medellín fue ejecutado en 2008 en Texas, lo que originó una nota de protesta de México al país vecino.

“Si se hubiese beneficiado de ayuda consular, probablemente Leal no habría sido declarado culpable y mucho menos condenado a muerte”, escribió su abogada en un comunicado transmitido a la AFP.

La Cancillería mexicana solicitó la suspensión de  la ejecución. A la solicitud de clemencia se  sumaron los gobiernos de Brasil, Honduras, El Salvador y Suiza, así como la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y diversas Organizaciones No Gubernamentales, pero al fin y al cabo el hombre fue ejecutado.