•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, denunció hoy que las FARC infiltran y atacan desde casas de civiles, como se detecto el sábado durante una ofensiva de esa guerrilla en seis localidades del departamento del Cauca, en el suroeste del país.

"No más utilización de casas para dispararle a la Fuerza Pública o a la población civil", dijo Santos desde Popayán, capital del Cauca, donde encabezó este domingo un consejo de seguridad para analizar la situación ante la ofensiva de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En acciones realizadas entre el sábado y hoy, murieron seis personas y más de 60 resultaron heridas por la detonación de dos coches-bomba y por disparos.

"Las FARC no demuestra respeto por la población civil", afirmó Santos, después de recibir información de inteligencia que demuestra que los morteros y cilindros de gas repletos de metralla que detonaron el sábado en la plaza pública del municipio de Toribío, en el Cauca, fueron activados desde los tejados de casas vecinas.

En el mismo consejo de seguridad Santos anunció la llegada al departamento del Cauca de 600 militares, de los cuales 50 pertenecen a fuerzas especiales.

Santos también advirtió que "de aquí en adelante la Fuerza Pública va a destruir cualquier casa que sea utilizada por los terroristas para atacar" a uniformados o a la población civil.

El jefe del Estado reveló que la Fuerza Aérea y el Ejército tienen grabaciones que comprueban cómo las FARC usaron las casas para disparar contra la comunidad, los policías y los soldados.

"He pedido a las autoridades que les dé a la prensa copia de esas filmaciones para que la opinión pública se entere de ese hecho, que no es nuevo, porque se han hecho denuncias en repetidas ocasiones sobre ese procedimiento, que es un procedimiento perverso", indicó el gobernante.

Además de Toribío, la FARC detonaron un segundo coche-bomba en el municipio de Corinto y atacaron, además, las localidades de Caldono y Jambaló, y los pequeños caseríos de Siberia y de Mondomo.

Santos dijo, finalmente, que de las 60 personas que resultaron heridas, 48 ya fueron dadas de alta, mientras que las doce restantes son atendidas en hospitales en Santander de Quilichao (Cauca) y en Cali, capital del Valle del Cauca.