•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama recibe este domingo a los líderes parlamentarios republicanos y demócratas en la Casa Blanca para intentar avanzar en las negociaciones sobre el alza del techo legal de la deuda pública y evitar una cesación de pagos el 2 de agosto.

En la reunión, prevista para las 18h00 (2200 GMT) en la residencia de Camp David, participan, entre otros, los republicanos John Boehner, presidente del Congreso, y Mitch McConnell, combativo líder de la minoría opositora en el Senado.

El gobierno aspira a lograr un acuerdo que le permita alterar el límite de la deuda pública, establecido legalmente en 14,29 billones de dólares y ya alcanzado a mediados de mayo. El departamento del Tesoro advirtió que en caso de que ese techo no se modificara el país entraría en default el 2 de agosto.

En la noche del sábado Boehner anunció, a nombre de los republicanos, que las negociaciones estaban bloqueadas porque su partido rechazaba las contrapartidas ofrecidas por el gobierno federal demócrata para aumentar el techo de la deuda.

La oposición republicana, mayoritaria en el Congreso, se niega a alterar ese límite si el gobierno no recorta el gasto público en 4 billones de dólares. Los demócratas, mayoritarios a su vez en el Senado, rechazan esos recortes y plantean en cambio aumentar los impuestos a los más ricos.

El gobierno propuso en abril una combinación de recortes sociales con aumentos de impuestos con el fin de ahorrar 4 billones de dólares en diez años, pero Bienner dijo el sábado que rechazaba esa idea.

"Pese a los esfuerzos realizados, de buena fe, por encontrar un zócalo común, la Casa Blanca anunció que no continuará buscando un acuerdo más amplio de reducción de la deuda sin proceder a alzas de impuestos. Creo que lo nejor será concentrarse sobre una medida más limitada", señaló.

Boehner propuso retomar un proyecto anterior de reducir el déficit en 2,4 billones de dólares en 10 años en base a recortes en los gastos sociales del Estado.

Los demócratas insisten en una reducción mayor del déficit, pero que no cargue "todo el peso de los sacrificios sobre las clases medias y los ancianos", según dijo el domingo el secretario del Tesoro Timothy Geithner.

El endeudamiento estadounidense alcanzó la suma récord de 14,29 billones de dólares y continúa creciendo al ritmo del déficit presupuestal, que este año debe situarse en 1,6 billones de dólares.