•  |
  •  |

Varias personas murieron este viernes durante los actos de violencia registrados en el centro histórico de Lhasa, la capital tibetana, tras una semana de protestas contra China y a cinco meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos.

"Es seguro que hay muertos", declaró vía telefónica un empleado del centro de urgencias médicas de la ciudad. "Estamos muy ocupados con los heridos. Hay muchos", añadió.

Incendios voluntarios, disparos y diversos actos violencia se registraron este viernes en la capital tibetana.

Policía disparó contra manifestantes

La emisora Radio Free Asia, RFA, citando testigos en Lhasa, informó de al menos dos muertos en el centro histórico y aseguró que la policía china disparó contra los manifestantes tibetanos, quienes anteriormente habían saqueado tiendas de propietarios chinos.

El Dalai Lama, de 72 años, líder espiritual de los budistas tibetanos, pidió el viernes a China en un comunicado que deje de usar la fuerza para reprimir las manifestaciones en su contra y se mostró "profundamente preocupado" por la situación que se vive en estos días en Tíbet.

"Estoy profundamente preocupado por la situación que se vive en Tíbet", declaró el premio Nóbel de la paz desde su exilio.

Profundo resentimiento

"Estas protestas son una manifestación del profundo resentimiento del pueblo tibetano ante el actual poder. Pido a los líderes chinos que paren de usar la fuerza", declaró el líder espiritual de los budistas tibetanos, instando a las autoridades de Pekín a entablar el diálogo.

En Estados Unidos la Casa Blanca "lamentó" por su parte este viernes los episodios de violencia y reclamó a China que respete la cultura tibetana.

"Pekín necesita respetar la cultura tibetana. Necesita respetar la multietnicidad de su sociedad", dijo el portavoz de la Casa Blanca Gordon Johndroe, en medio de informes de que al menos una docena de personas resultaron heridas en los actos de violencia.

Reunidos en Bruselas, los líderes europeos instaron por su parte a las autoridades chinas a mostrar "moderación".

Estas protestas en Lhasa se suman a las manifestaciones recientes de tibetanos en India y Nepal, que han recordado el control férreo de China sobre este territorio del Himalaya.

Desde el inicio de la semana los monjes budistas se manifiestan en Tíbet y en las regiones cercanas donde viven minorías tibetanas, con motivo del 49º aniversario del levantamiento de Lhasa que condujo al exilio al Dalai Lama.

Tiendas quemadas

Los incendios empezaron a registrarse en el mercado de la vieja ciudad de Lhasa, el Barkhor, que rodea al principal monasterio de la capital tibetana, indicaron los bomberos y un grupo de defensa de los derechos de los tibetanos.

La agencia oficial China Nueva y testigos afirmaron que "hubo tiendas quemadas en actos de violencia en el centro de Lhasa el viernes por la tarde".

Extranjeros en Lhasa contactados afirmaron asimismo que los monjes protestaban por las calles de la ciudad y que las fuerzas del orden les habían pedido que estuvieran lejos del templo Jokhang y las áreas circundantes.

"Los monjes budistas marchan por la ciudad", dijo a la AFP un turista francés contactado por la AFP.

Según una organización de defensa de los tibetanos, "Campaña internacional por el Tíbet", la situación se degradó el viernes en la ciudad vieja.

El lunes y el martes pasados en Lhasa la policía china dispersó con gases lacrimógenos manifestaciones de cientos de monjes budistas, algunos de los cuales exigían la independencia de Tibet.

Por otro lado, unas 200 personas dirigidas por monjes budistas empezaron una protesta el viernes por la tarde en Xiahe, ciudad de una región tibetana del noroeste de China.

En Xiahe se encuentra el monasterio Labrang, uno de los templos budistas fuera de la región autónoma tibetana.