•   Washington  |
  •  |
  •  |

El Fondo Monetario Internacional compró principalmente deuda estadounidense y británica y vendió obligaciones alemanas y japonesas en su ejercicio 2010-2011, que terminó el 30 de abril.

Estados Unidos es el país del cual el FMI detenta más deuda. El monto aumentó a 1.820 millones de dólares al 30 de abril, un alza de 14% en un año.

Viene luego Alemania, con 1.020 millones de euros, o 4% menos que un año antes y Japón, con 36.800 millones de yens, 35% menos que en el período anterior.

El FMI por el contrario decidió invertir más fuerte en deuda británica, de la que detenta 234 millones de libras, 59% más que en el ejercicio anterior.

El Fondo coloca en su cuenta de inversiones una parte de los excedentes obtenidos en su actividad de préstamos a los estados miembro.

Al final del último ejercicio, las inversiones estaban integradas en 77% (contra 56% un año antes) en obligaciones y certificados de depósito del Banco de Reglamentos Internacionales (BRI), organización multilateral financiada por unos 60 bancos centrales. Estos títulos se encuentran entre los más seguros que existen, aunque su rendimiento es bajo.

En febrero pasado, el FMI fue autorizado a invertor libremente, mientras que antes debía solicitar autorización al país emisor de los papeles concernidos.