•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos valora positivamente el "progreso" político de Honduras, donde una Comisión de la Verdad sobre el golpe de 2009 emitió sus conclusiones y se inició un diálogo sobre una posible reforma a la Constitución.

"Sí, ha habido mucho progreso", señaló el encargado de la diplomacia estadounidense para América Latina, Arturo Valenzuela, en un encuentro con periodistas.

"Lo que estamos viendo es muy positivo. Vemos con buenos ojos los esfuerzos que han hecho los hondureños por tratar de superar la crisis" iniciada con el golpe de Estado de junio de 2009, que derrocó al entonces presidente Manuel Zelaya, indicó Valenzuela.

"Pero tienen ahora mucho que hacer", advirtió. Un cambio constitucional en Honduras "obviamente se tiene que hacer dentro del marco de la ley y de la Constitución", dijo.

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, instaló el fin de semana una mesa de diálogo con varios partidos políticos sobre la posibilidad de realizar una Asamblea Constituyente.

En el diálogo participa Zelaya, quien fue derrocado precisamente luego de impulsar una reforma constitucional.

Valenzuela alabó la "valiosísima" labor de la Comisión de la Verdad, quien el jueves emitió su informe final en el que determinó que Zelaya fue apartado del poder efectivamente por un golpe de Estado -algo que negó siempre el gobierno de facto-, aunque también le achacó haber violado leyes.

Estados Unidos condenó junto a todos los países latinoamericanos el golpe en Honduras, pero después del triunfo de Lobo en elecciones, se convirtió en uno de los principales defensores del fin del aislamiento internacional del país centroamericano.