•   AFganistán  |
  •  |
  •  |

El cadáver de uno de los dos rehenes alemanes en Afganistán fue hallado el domingo, al tiempo que el Ejército aumentó la tensión al anunciar una operación para liberar a los 23 surcoreanos aún en poder de los talibanes y cuya suerte levanta vivos temores.
El cadáver fue hallado después de que los talibanes dijeran el sábado que habían matado a los dos rehenes alemanes. Sin embargo, Afganistán y Alemania insisten en que uno de ellos sigue vivo y en que están intentando rescatarlo.
Mientras tanto, fuerzas afganas e internacionales acotaron la zona donde se cree que están los 23 surcoreanos evangélicos secuestrados desde el jueves, entre los que hay 18 mujeres, informó el ministerio de Defensa afgano.
Un equipo surcoreano de crisis, encabezado por el viceministro de Relaciones Exteriores, Cho Jung-Pyo, llegó este domingo a Kabul pocas horas antes de las 14H30 GMT. A esa hora expirará el plazo dado por los rebeldes para la liberación de los rehenes, a cambio de la puesta en libertad de 23 militantes presos en Afganistán.
Los talibanes han pedido también que tanto Alemania como Corea del Sur retiren sus fuerzas de Afganistán, donde unos 3,000 soldados alemanes sirven bajo mando de la OTAN, y otros 200 surcoreanos lo hacen bajo mando estadounidense.
“Hemos encontrado el cadáver de un alemán”, dijo el jefe de la Policía de la provincia de Wardak (centro), Mohammad Hewas Mazlum, sin especificar la causa de la muerte.
El Ministerio de Exteriores afgano y el canciller alemán, Frank-Walter Steinmeier, sostuvieron el sábado que uno de los alemanes sigue vivo.
El otro murió “a causa de las condiciones de detención impuestas por sus secuestradores”, pero no fue asesinado, según Steinmeier. El ministerio afgano de Exteriores dijo que el alemán murió de un ataque cardíaco.
Los dos rehenes alemanes, ingenieros de profesión, y a quienes la prensa de Alemania identificó como Rüdiger D. y Rudolf B., fueron secuestrados el miércoles junto a cinco colegas afganos en una autopista a unos 100 km al sur de Kabul, en la provincia de Warduk.
El portavoz de los talibanes, Yusuf Ahmadi, repitió este domingo que ambos alemanes, así como los cinco afganos, fueron asesinados el sábado, ya que Alemania y Afganistán no respondieron a sus demandas.
El asesinato del segundo alemán no ha podido ser verificado de forma independiente.
Mientras tanto, el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, general Mohamad Zahir Azimi, afirmó que las fuerzas afganas e internacionales lanzaron una operación conjunta para liberar a los rehenes surcoreanos, una información que ni la coalición internacional bjo mando estadounidense ni la fuerza de la OTAN han confirmado.
“Hemos cercado la zona en la que creemos que están los rehenes. Aún no ha habido enfrentamientos. Avanzaremos tras consultarlo con la delegación surcoreana”, precisó el portavoz.
Los 23 surcoreanos cristianos evangelistas fueron secuestrados el jueves mientras viajaban en autocar entre Kandahar (sur) y Kabul.
“Se están llevando a cabo contactos con el grupo armado a través de diferentes vías”, dijo a la prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores surcoreano, Cho Hee-Yong.
“El gobierno trabajará para lograr el buen regreso de los secuestrados”, agregó el portavoz.
Corea del Sur señaló, además, que pese al secuestro retirará sus tropas de Afganistán según el calendario previsto, a finales de año.