•   PARÍS / EFE  |
  •  |
  •  |

El Gobierno francés afirmó ayer que no mantiene “negociaciones directas” con el régimen de Muamar Kadhafi sobre el conflicto en Libia, pero que le envía “mensajes” en coordinación con el Consejo Nacional de Transición (CNT) y los aliados internacionales.

 El Ministerio de Asuntos Exteriores galo, precisó que esos mensajes a los que aludió “son simples y sin ambigüedad: toda solución política pasa por la retirada de Kadhafi del poder y su renuncia a cualquier papel político”.

Esta declaración de París sigue a la de uno de los hijos del líder libio, que acusó a Francia de ejercer un control absoluto sobre las fuerzas rebeldes libias y de bloquear cualquier diálogo que no cuente con su consentimiento.

En una entrevista publicada ayer por el diario argelino Al Jabar, el segundo hijo de Kadhafi, Seif al Islam, aseguró que el presidente francés Nicolás Sarkozy dijo a un enviado libio que el CNT fue creado y apoyado por Francia, y que cualquier negociación se llevará con París y no con los “grupos de Bengasi”, principal feudo de los rebeldes.

La declaración del Quai d’Orsay (sede del Ministerio galo) se conoció al día siguiente de que el ministro francés de Defensa, Gérard Longuet, afirmara además que los bombardeos sobre el país norteafricano cesarán cuando los libios “hablen entre sí”.

“Les pedimos que hablen entre ellos, que se sienten alrededor de una mesa”, dijo Longuet, sin dar más precisiones.

Jouppé: “Francia evitó masacre”
El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, por su parte, en declaraciones al diario galo “Sud Ouest”, afirmó que Francia no declaró la guerra a Libia sino que “evitó una masacre”.

Preguntado sobre la salida política al conflicto, Juppé declaró: “Trabajamos en ello, y las cosas avanzan. El CNT ha reforzado su legitimidad, Turquía acaba de reconocerlo y la idea de que Kadhafi tiene que marcharse ahora la acepta todo el mundo”.

“Incluso aunque no lo digan abiertamente, la mayoría de los países africanos han comprendido que Kadhafi tendría que dejar el poder. La cuestión no es saber si tiene que marcharse, sino cuándo y cómo”, agregó Juppé.

El ministro, que se encuentra de visita oficial en Mauritania, no quiso precisar si Kadhafi podría quedarse en Libia: “no tengo la respuesta -precisó- pero la Unión Africana trabaja en eso”.

“Su mediación puede ser útil y deseamos que la UA participe el 15 de julio, en Estambul, en la reunión del Grupo de Contacto” sobre Libia, agregó Juppé.