•   NACIONES UNIDAS / EFE  |
  •  |
  •  |

El Consejo de Seguridad de la ONU, condenó ayer los ataques de partidarios del régimen de Bachar el Asad contra las embajadas de Francia y Estados Unidos en Siria, y pidieron a ese país que cumpla el principio de inviolabilidad de las instalaciones diplomáticas.
Los 15 miembros del máximo órgano de seguridad internacional, “condenaron en los más firmes términos los ataques contra embajadas en Damasco, que han ocasionado daños a las instalaciones y heridas al personal diplomático”.

A esa condena se sumó la del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien además recordó al Gobierno de Damasco que “la seguridad de las misiones diplomáticas es responsabilidad de los países de acogida”, al tiempo que le recordó “sus obligaciones a este respecto”.

“El secretario general reitera su llamamiento para que haya un diálogo creíble y auténtico, así como reformas políticas sin más retrasos”, dijo el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

Seguidores del presidente de Siria irrumpieron el lunes en el complejo de la Embajada de Estados Unidos en Damasco, al igual que en el edificio que alberga la delegación diplomática de Francia, lanzando piedras.

Brutal represión
El ataque se produjo tras la visita el pasado viernes de los embajadores estadounidenses y francés, Robert Ford y Eric Chevallier, respectivamente, a la ciudad de Hama, escenario de fuertes protestas contra el régimen sirio.

Las autoridades de Damasco consideraron esa visita como “una injerencia clara en los asuntos internos del país”, según el Ministerio de Exteriores sirio, que el domingo convocó a ambos diplomáticos.

El Consejo recordó también, mediante una declaración de la Presidencia, que en julio corresponde a Alemania, que Siria tiene la obligación cumplir el “principio fundamental de inviolabilidad de las misiones diplomáticas”.

“Es obligación de los gobiernos, bajo la Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas (1969), tomar todas las medidas apropiadas para proteger las instalaciones diplomáticas”, subrayaron los 15.

Agregaron que en ese contexto instan a las autoridades sirias a proteger al personal y las propiedades diplomáticas” en su territorio.

El embajador británico Mark Lyall Grant señaló, por su parte, que las autoridades sirias “han fracasado en cumplir con su responsabilidad” de proteger al personal y a las propiedades diplomáticas.

“Es justo que el Consejo de Seguridad condene esos ataques, pero no es suficiente. La brutalidad del régimen sirio ha costado ya la vida a unos 1,400 civiles y miles de desplazamientos a la frontera con Turquía”, dijo el diplomático británico, quien lamentó también que haya “miles de encarcelados, torturados y aterrorizados” en el país árabe.