•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, descartó hoy que haya panameños involucrados en el ataque armado que el pasado sábado cobró la vida en Guatemala del cantautor argentino Facundo Cabral.

"La información que tengo (...) es que es casi seguro que no existan panameños involucrados (...) en semejante atrocidad", declaró Mulino este jueves a los periodistas en el marco de un acto oficial.

La posible participación de panameños en el atentado fue señalada el lunes por el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, quien en entrevista con Efe dijo que las autoridades de su país sospechaban que "sicarios internacionales" estaban detrás del ataque en el que Cabral habría sido una víctima circunstancial.

Colom aseguró entonces que su Gobierno había pedido colaboración a Nicaragua y Panamá en la investigación, ya que sospechaban que los asesinos podían ser originarios de alguno de esos países.

"Las cosas apuntan hacia otro país", dijo Mulino en referencia al caso, sin más precisiones, aunque sostuvo que su Gobierno está dispuesto a colaborar judicialmente con Guatemala si ese país lo "pide".

Por su parte, el procurador general de Panamá, José Ayú Prado, dijo a los periodistas en otro acto oficial que su despacho no ha abierto ninguna investigación respecto a la participación de panameños en el atentado ocurrido en Guatemala porque ese país no lo ha pedido.

"Nosotros no procedemos a abrir investigaciones alegremente, tenemos que actuar con mucha prudencia y cautela (...) sin embargo, estamos a la espera de cualquier comunicación de parte de la República de Guatemala", añadió el procurador panameño.

Las autoridades de Guatemala han detenido hasta ahora a dos guatemaltecos sospechosos de estar directamente involucrados en el atentado y mantienen la hipótesis de que el mismo iba dirigido contra el empresario Henry Fariña, quien conducía a Cabral hacia el aeropuerto al momento del suceso.

El ataque contra Fariña, de 40 años y quien se recupera en una clínica de la capital guatemalteca de los ocho balazos que recibió, fue supuestamente ordenado por un "centroamericano" cuya identidad aún no ha sido revelada oficialmente, aunque medios guatemaltecos señalaron que se trataría de un "nicaragüense" identificado como "Alejandro".

El diario La Prensa Libre de Guatemala citó el miércoles el relato de un supuesto testigo presencial del crimen, que se entregó a la Fiscalía el lunes, según el cual el "nicaragüense Alejandro" ordenó matar a Fariña porque éste le robó dinero procedente de la venta de drogas.