•   AJDABIYA / AFP  |
  •  |
  •  |

La rebelión pasó a la ofensiva este jueves en el este de Libia tras lograr éxito en el oeste, pero el líder Muamar Kadhafi sigue combativo, y anunció que llegó “la hora de la batalla”, cinco meses después del inicio de la revuelta.

Kadhafi llamó a sus partidarios a marchar sobre Bengasi, el bastión de los rebeldes en el este, para liberarla de los “traidores”, y acusó al presidente francés Nicolas Sarkozy de “criminal de guerra”.

“La hora de la batalla ha sonado, prepárense para marchar sobre Bengasi y sobre Misrata (enclave a 200 km al este de Trípoli) y sobre las montañas del oeste”, dijo el coronel Kadhafi en un mensaje difundido por altoparlantes a sus partidarios en Al Ejelat, en el este de la capital libia.

“Este Sarkozy es un criminal de guerra que manchó la historia de la nación francesa y destruyó las relaciones de su país con Libia y los países musulmanes. Sufre de problemas mentales”, acusa Kadhafi al Presidente francés en el mismo mensaje.

“Al liderar una cruzada contra el pueblo libio, (Sarkozy) arrastró a su pueblo a una guerra perdida. No es francés, es necesario que el pueblo destierre a este criminal, que no es francés”, insistió Kadhafi.

En este mensaje, el tercero desde el 1 de julio, el dirigente libio afirmó que su “pueblo es el más fuerte pues defiende su dignidad, su honor y su tierra” y que los “cruzados” --alusión a las fuerzas de la OTAN que bombardean a las tropas leales desde marzo-- serán vencidos pues “hacen una guerra injusta”.

Discurso triunfalista
“Estamos aquí y nos quedaremos en esta tierra, permaneceré junto a mi pueblo hasta la última gota de mi sangre”, declaró.
Este discurso triunfalista y movilizador, se produce cuando los rebeldes libios han consolidado sus posiciones en el oeste, cerca de Al Asaba, ciudad estratégica a 80 kilómetros al sur de Trípoli, al tiempo de anunciar una ofensiva contra la ciudad petrolera de Brega.

Los rebeldes libios consolidaban sus posiciones en el oeste cerca de Al-Asaba, ciudad estratégica a 80 km al sur de Trípoli.
Estos avances ocurren un día antes de la celebración en Estambul de una cuarta reunión del grupo de contacto sobre Libia, en la que unos 15 ministros de Relaciones Exteriores son esperados para discutir en torno a una solución política al conflicto y coordinar la ayuda internacional a la rebelión.

Son esperados Hillary Clinton por Estados Unidos, Alain Juppé por Francia, Franco Frattini por Italia y William Hague por el Reino Unido. Rusia declinó la invitación.

En Bengasi, los insurgentes indicaron a la AFP que podrían lanzar un ataque contra Brega, actualmente en manos de las fuerzas gubernamentales. Brega fue recobrada y luego perdida varias veces por las fuerzas leales al régimen.

En el oeste, las fuerzas de los insurgentes volvieron a Gualich, a 17 km al sur de Al-Asaba, para dar seguridad al lugar, tomado hace más de una semana por la rebelión, recuperada, y fue objeto el miércoles de una contraofensiva del régimen.

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, envió ayer jueves un mensaje de apoyo al líder libio, que “resiste” frente al “atropello” internacional, y pidió a los países europeos que se ocupen de sus crisis internas.

“Ahí está Kadhafi resistiendo. ¿Hasta cuándo este atropello? Libia es un pueblo inquieto y libre que responde ante Libia y no ante los intereses del imperio. ¡Viva Libia y su independencia!”, clamó el mandatario durante una reunión con sus ministros, difundida parcialmente por la televisión oficial VTV.

“Líderes europeos, encárguense de la crisis que tienen ahí adentro. Esos señores presidentes han asumido el atropello como consigna: Francia, Inglaterra, Italia y hasta España, cuando hace apenas un año estaban haciendo negocios con Kadhafi”, agregó Chávez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus