•   Washington  |
  •  |
  •  |

El presidente Barack Obama advirtió este viernes que "el tiempo se le termina" a Estados Unidos para alcanzar un acuerdo sobre el incremento del límite de la deuda federal, a fin de evitar una cesación de pagos el 2 de agosto.

"Obviamente el tiempo se nos está terminando y lo que he dicho a los miembros del Congreso es que tienen las próximas 24 a 36 horas para darme una idea del plan que acuerden para elevar el techo de la deuda a través del mecanismo que crean apropiado", afirmó el mandatario en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Obama agregó aludiendo a sus rivales republicanos que "si me muestran un plan serio, estoy dispuesto a considerarlo", pero adelantó que una propuesta prespuestaria sin aumentos de impuestos "no es un plan serio".

"Sigo buscando un acuerdo amplio. Pero también dije que si no podemos alcanzar el mejor acuerdo posible, igual seamos ambiciosos, tratemos al menos de lograr un acuerdo básico sobre la reducción del déficit", agregó.

El presidente y los demócratas quieren aumentar los impuestos a los contribuyentes más ricos, medida inadmisible para sus rivales, partidarios de recortar gastos sociales para obtener recursos.

Los republicanos consideran un plan de largo plazo, que ligue el incremento de la deuda estadounidense a la aprobación de una enmienda constitucional que exija equilibrar el presupuesto.

La propuesta -que sería presentada en el Congreso la semana próxima- incluye unos 2,5 billones de recortes de gastos, congelar los gastos gubernamentales en un porcentaje determinado del PIB y una enmienda sobre el equilibrio del presupuesto, pero no incluye ningún incremento de impuestos, como propone Obama y los demócratas para aumentar los ingresos.

El mandatario lamentó que los republicanos estén bloqueados a causa de sus posiciones ideológicas.

"El 80% de los estadounidenses apoyan un acuerdo equilibrado. Ochenta por ciento de los estadounidenses apoyan un acuerdo que incluya ingresos e incluya recortes", afirmó.

"El problema es que hay miembros del Congreso enfrascados ideológicamente en varias posiciones a causa de declaraciones previas", dijo Obama.

Aludiendo a la inminencia de una cesación de pagos, el presidente estadounidense dijo sin embargo que "contrariamente a lo que algunas personas dicen, no somos Grecia, no somos Portugal".

El presidente de la Reserva Federal (Fed) había exhortado el jueves a los congresistas estadounidenses a no "dispararse un balazo en el pie", ignorando las advertencias de las agencias calificadoras de deuda.

"Es extremadamente importante mantener la confianza del mundo", declaró Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (Fed), ante el Comité bancario del Senado en Washington.

El jueves, la agencia calificadora Standard & Poor's (S&P) había advertido que considera "bajar la nota de Estados Unidos en tres meses", a raíz de la parálisis de las negociaciones para evitar una eventual moratoria.

Estados Unidos tiene actualmente la nota "triple A", es decir que su deuda es la que actualmente presenta mejores garantías de reembolso.

La agencia Moody's había formulado la misma advertencia el miércoles, a causa de la "creciente probabilidad de que el límite legal de la deuda no sea elevado a tiempo".

Fijado por el Congreso en 14,294 billones de dólares, el límite superior de la deuda fue alcanzado a mediados de mayo. El Tesoro recurre desde entonces a distintos recursos para mantener el Estado en funcionamiento sin incrementar el endeudamiento del país, pero advirtió que éstos se agotarán el 2 de agosto y que se encontrará entonces rápidamente en cesación de pagos, como consecuencia de no poder captar nuevos fondos.