•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El periodista hondureño Nery Jeremías Orellana, director y administrador de la radio comunitaria Joconguera, en el occidente de Honduras, fue asesinado de un balazo en la cabeza, informó hoy el Comité de Libre Expresión (C-Libre, privado).

El hecho se registró el jueves en el sector de la aldea San Lorenzo, departamento occidental de Lempira, fronterizo con El Salvador), donde residía el joven comunicador, de 26 años.

Según el Comité de Libre Expresión, Orellana se dirigía en una motocicleta desde su residencia en San Lorenzo hacia el municipio de Candelaria, donde funciona la Radio Joconguera, cuando fue agredido por desconocidos que le dispararon.

El comunicador fue encontrado aún con vida en la carretera, donde fue asistido y llevado a una clínica médica local, pero ante la gravedad de la herida de bala en el cráneo fue remitido en una ambulancia hacia la comunidad de Sensuntepeque, en El Salvador, donde falleció, indicó el Comité de Libre Expresión.

Hacia las 09.26 hora local del jueves (15.26 GMT) Orellana se comunicó con Radio Progreso, en el norte del país, dirigida por jesuitas, para confirmar su asistencia a una reunión de radios comunitarias prevista para este viernes hoy en la ciudad de La Esperanza, en el departamento occidental de Intibucá, colindante con Lempira.

El Comité de Libre Expresión indicó además que según el párroco de Candelaria, José Amílcar Lara, el periodista asesinado le había abierto los espacios de Radio Joconguera a la iglesia católica de la comunidad para que transmitiera las misas.

También habría puesto a disposición la emisora para programas del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que coordina el expresidente Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, lo que la ley le impedía.

Según el relato del párroco Lara, Orellana y otro comunicador social, identificado como Hernán Castro, lo mismo que el alcalde de Candelaria, habían recibido amenazas de muerte, que fueron denunciadas en su momento por el periodista asesinado.

"La Radio Joconguera, a pesar de ser una radio comercial, ha puesto sus espacios informativos al servicio comunitario y es un canal comunicativo que denuncia constantemente las atrocidades que se cometen contra las comunidades de la zona", añade el informe de la organización defensora de la libre expresión.

Orellana también era corresponsal de Radio Progreso, miembro de la Red Alternativa de Radios Comunitarias, militante del FNRP y colaborador de la Iglesia católica en Candelaria, dijo el Comité de Libre Expresión.

El jefe regional de la policía hondureña, comisionado Juan Carlos Bonilla, dijo que "un equipo especial" investiga en el lugar de los hechos la muerte del comunicador, publicó este viernes la prensa local.

De acuerdo con la información de prensa, la policía sospecha de momento que el móvil del asesinato sería el asalto.

Orellana es el segundo periodista hondureño asesinado en lo que va de 2011, mientras que en 2010 corrieron la misma suerte al menos diez, según registros de organismos de derechos humanos.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (estatal), Ramón Custodio, indicó la semana pasada que entre 2007 y 2011 en Honduras han sido asesinados unos 20 periodistas.