•  |
  •  |

LONDRES / AFP

Paul Stephenson, el jefe de Scotland Yard puesto en tela de juicio en el escándalo de las escuchas telefónicas del grupo del magnate de la prensa Robert Murdoch, anunció su dimisión el domingo en una conferencia de prensa transmitida por la televisión.
“He tomado esta decisión debido a las especulaciones y a las acusaciones sobre vínculos entre la policía metropolitana y News International”, la división británica del grupo Murdoch, y “en particular con Neil Wallis”, ex director adjunto de News of the World, el tabloide por el que surgió el escándalo, declaró Paul Stephenson.
“Esta tarde informé de mi intención de dimitir como Comisionado del Servicio de la Policía Metropolitana al secretario de Interior y al alcalde”, dijo Stephenson en un comunicado.
La policía británica estaba en el punto de mira por el tratamiento del escándalo que crece como una bola de nieve. Revelaciones de prensa habían puesto a Stephenson en una situación delicada por sus supuestos vínculos con gente del grupo de Murdoch.
Según la prensa británica, Stephenson pasó cinco semanas en un lujoso hotel a principios de año, en el que trabajaba el ex director adjunto de News of the World, Neil Wallis, como relaciones públicas.
Wallis, que fue detenido la semana pasada, también trabajó como consultor en relaciones públicas en Scotland Yard solo dos meses después de que abandonara el tabloide.
“Déjenme decirles claramente: yo y la gente que me conoce saben que mi integridad está totalmente intacta”, dijo Stephenson.
“Quizá desearía que hubiéramos hecho las cosas de manera diferente, pero mi integridad personal no me quitará el sueño”, zanjó.