•   ROMA / AFP  |
  •  |
  •  |

Un representante de la rebelión libia afirmó ayer viernes en Roma, que en la víspera en Trípoli tuvo lugar un ataque contra dignatarios del régimen del coronel Muamar Kadhafi, algunos de los cuales resultaron “seriamente heridos”.

“Ayer en Trípoli, hubo un ataque contra un centro operacional de altos funcionarios del régimen, entre los cuales estaba Seif al-Islam Kadhafi”, hijo de Muamar Kadhafi, declaró el vicepresidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Alí al Isawi.

El dirigente de la rebelión ofreció una conferencia de prensa conjunta con el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Franco Frattini.

Según Al Isawi, hay rebeldes que “están desplazándose desde las montañas occidentales hacia Trípoli” donde el ataque efectuado el jueves provocó heridos.

Este ataque “demuestra que incluso en Trípoli hay capacidad de reacción fuerte y una señal muy clara”, comentó Frattini. Según este, se trataba de un “ataque con cohetes contra un centro operacional que se encontraba probablemente disimulado en un hotel de Trípoli”.

Siempre según el ministro italiano, el objetivo de este ataque eran “altos dignatarios del régimen, entre los cuales el hijo de Kadhafi, Seif, y el jefe de los servicios secretos, Abdalá al Senusi”.

El jueves, los insurgentes afirmaron que habían conseguido infiltrarse en la capital. “Son pequeños grupos de nuestros combatientes”, aseguró un comandante de la rebelión en Bengasi, Fawzi Bukatif.

Poco después circularon rumores, afirmando que rebeldes presentes en Trípoli había tratado de ejecutar a altos responsables del entorno de Kadhafi.

Bukatif dijo no estar al tanto de tales actos, pero destacó que “tales cosas ocurran”.
En los últimos meses, el campo rebelde ha temido a menudo ser infiltrado en su bastión del este por agentes partidarios de Kadhafi.