•   Madrid / EFE y EL PAÍS  |
  •  |
  •  |

El gubernamental Partido Socialista Obrero Español, PSOE,  expresó ayer  su apoyo al Partido Laborista de Noruega por los atentados de este viernes en ese país, que han dejado hasta el momento 93 muertos, y le trasladó la unión de los socialistas frente a quien pretenda impedir el desarrollo pacífico de sus políticas.

Esto fue expresado en un misiva, antes de conocerse el manifiesto del agresor Anders Behring Breivik, causante de la masacre,  donde acusa a José Luis Rodríguez Zapatero,  de “rendir el país a los musulmanes y la inmigración masiva”, y de haber alcanzado el poder gracias a Al Qaeda.

Los socialistas españoles enviaron la  misiva en nombre del jefe del Ejecutivo español y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, el candidato socialista en las próximas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la Secretaria de Política Internacional y Cooperación del partido, Elena Valenciano.

La carta, remitida por correo electrónico, está dirigida al secretario general del Partido Laborista, Raymond Johansen, y al Secretario de Política Internacional, Signe Brudeset.

Estarán atentos

En el texto, los socialistas españoles manifiestan su apoyo a los laboristas noruegos, y aseguran que el atentado en Oslo, y “muy especialmente” el tiroteo contra “compañeros indefensos” de las juventudes del partido en la isla de Utoeya, es algo que nunca hubieran podido imaginar que ocurriera.

El PSOE ruega al Partido Laborista que comparta cualquier información sobre futuros homenajes oficiales o de partido que se pudieran realizar en honor a las víctimas de los atentados.

Expresa, además, su disposición a acompañarles en estos momentos, para mostrar que los socialistas están unidos frente a cualquiera que haya tenido la idea de dañar o hacer imposible el desarrollo pacífico de su política al servicio de la ciudadanía.

De nuevo, toda nuestra solidaridad y cariño”, concluye la carta, firmada por el coordinador de la Secretaría de Política Internacional y Cooperación de España, José Antonio Espejo.

Continúan investigaciones
La  policía noruega, en tanto,  trata ahora de averiguar si Breivik está conectado con algún grupo ultraderechista en el extranjero y si recibió algún tipo de ayuda. Esas investigaciones han dado por ahora pocos resultados.

Ayer seis personas fueron  arrestadas por haber colaborado con el joven noruego de 32 años y liberadas poco después sin cargos.

En Noruega los dos partidos mayoritarios, el Partido Laborista y el Partido del Progreso, han acordado guardar semanas de luto. El problema lo tiene sobre todo el Partido del Progreso, cuyos líderes han condenado el atentado, pero se han mostrado en muchas ocasiones contrarios a la inmigración de nativos de países no occidentales. Además, el autor de la matanza llegó a formar parte de sus filas.

“Este país no tiene ningún problema con eso”, señala Rabindir Sin, un taxista indio llegado a Oslo en 1980, y que salpica sus opiniones de porcentajes. “El 90% no tiene problemas con los inmigrantes o con la gente de otras religiones. Llevo aquí 30 años y nunca me ha pasado nada”, dice  Rabindir, quien confiesa que a veces, “quizá un 1%”  le pregunta molesto por qué lleva el turbante mientras conduce.

Aunque otros migrantes  indican que  “podría haber sido mucho peor”.  “¿Te imaginas lo que habría pasado si hubiesen sido islamistas?”, se preguntan.