•   París  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un ex periodista estrella de la televisión francesa mencionado por la escritora Tristane Banon como uno de sus confidentes tras ser víctima de un supuesto intento de violación en 2003 por parte de Dominique Strauss-Kahn fue interrogado hoy por la policía.

Patrick Poivre d'Arvor, de 63 años de edad, fue interrogado hoy por los agentes de la Brigada de Represión de la Delincuencia contra las Personas (BRDP), encargada de verificar la demanda que Banon presentó semanas atrás contra Strauss-Kahn, al que acusa de intento de violación hace ocho años, indicaron fuentes cercanas a las investigaciones.

Poivre d'Arvor fue mencionado por Tristane Banon, de 32 años, como uno de sus confidentes tras la supuesta agresión ocurrida en febrero de 2003 en un apartamento parisino en el que se reunió con Strauss-Kahn, ex ministro de Economía y entonces diputado, para efectuar una entrevista para un libro.

La Fiscalía de París abrió el 8 de julio una investigación preliminar sobre la demanda presentada por Banon. Concluida esta investigación, la Fiscalía puede archivar el caso o abrir una causa a cargo de un juez de instrucción.

Hasta ahora la policía interrogó a Banon, a su madre la dirigente socialista Anne Mansouret, al candidato socialista a la presidencia francesa François Hollande y a la actual diputada socialista Aurelie Filipetti, entre otros.

Mansouret, de 65 años, afirmó días atrás que mantuvo relaciones con Strauss-Kahn.

Ella y su hija afirman que Hollande, por entonces número uno del PS francés, estaba al corriente de los hechos cuando ocurrieron.

El abogado defensor de Banon, David Koubbi, afirmó el lunes que su defendida y la guineana Nafissatou Diallo, la mucama de un gran hotel neoyorquino que acusa a Strauss-Kahn de intento de violación el 14 de mayo pasado, "se cruzaron con el mismo hombre".

Koubbi se reunió con la demandante guineana en Nueva York la semana pasada.

El letrado destacó que la policía francesa ya lleva una "decena de interrogatorios" y con cierta ironía calificó de "curioso" el hecho de que la policía francesa "trabaje tanto un un caso vacío", en alusión a la reacción del ex director gerente del FMI, que en un libro afirmó que las acusaciones de Banon son hechos "imaginarios".