•   Tuxtla  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una caravana de familiares de unos 800 emigrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala desaparecidos en México, cruzará este martes la frontera sur del país para buscarlos a lo largo de la peligrosa ruta usada por miles de centroamericanos para llegar a Estados Unidos.

Las denuncias sobre las desapariciones, secuestros y asesinatos de migrantes han ido creciendo en número y gravedad en México en los últimos dos años.

Dos autobuses, que llevarán parte de un grupo que partió de Ciudad de Guatemala, llegarán el martes al cruce fronterizo sobre el río Suchiate y se internarán a territorio de México, informó el sacerdote Eiman Sánchez, director de un albergue para migrantes en Chiapas, al sureste de México.

Otro grupo ingresará por otro cruce fronterizo en el poblado mexicano de Tenosique, en el estado de Tabasco, también limítrofe con Guatemala.

"El interés de ellos es buscar información sobre sus familiares y hacer visible este grave problema" de las agresiones contra los migrantes en su recorrido por territorio mexicano, señaló el sacerdote católico.

Los organizadores esperan que varios centenares de familiares lleguen hasta el cruce fronterizo, pero sólo unas decenas de ellos podrán cruzar e internarse con la autorización de las autoridades migratorias mexicanas.

La movilización es organizada por el Movimiento Migrante Centroamericano, que ya realizó en octubre una caravana similar y consiguió reunir a varios desaparecidos con sus familias.

El grupo ha logrado reunir los nombres de unos 800 centroamericanos cuya desaparición en México ha sido denunciada en los últimos años. Apenas una tercera parte de esas denuncias han sido formalmente aceptadas por las autoridades mexicanas.

A su paso por Chiapas, los integrantes de la caravana esperan reunirse con el chileno Felipe González, relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quien inició este lunes una visita oficial a México para examinar la problemática de los migrantes.

Más de 400.000 migrantes centroamericanos ingresan cada año a México buscando llegar a Estados Unidos, y según un estimativo de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos, unos 20.000 son secuestrados.

Buena parte de ellos utilizan para cruzar México las rutas de tren de carga -conocido popularmente como 'La Bestia'-, que atraviesa de sur a norte el país.

En el trayecto, son frecuentemente detenidos por autoridades, pero también por grupos del crimen organizado como el cártel Los Zetas, que han encontrado en el secuestro de migrantes una fuente de ingresos.

La caravana recorrerá a lo largo de ocho días varias de las rutas más utilizadas por los migrantes centroamericanos, haciendo escalas en Chiapas, Tabasco (sureste), Veracruz (este) y Tamaulipas (noreste).

En este último estado, en el poblado de San Fernando, ocurrió en agosto de 2009 la matanza de 72 migrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil por un comando de Los Zetas.

Este año, fueron descubiertos en ese mismo poblado unas 40 tumbas clandestinas con cerca de 193 personas que eran bajadas de los autobuses por comandos de Los Zetas en San Fernando, un cruce de caminos ubicado a unos 160 km de la frontera con Estados Unidos.

Según confesó uno de los miembros de ese cártel, detenido en mayo en relación con esos asesinatos en Tamaulipas, los secuestros de migrantes eran ordenados directamente por Heriberto Lazcano, uno de los capos de la organización, y se realizaban tanto para obtener réditos económicos como para detectar posibles integrantes de cárteles enemigos.