•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La "Caravana paso a paso hacia la paz", que ayer partió de Guatemala a Ciudad de México para pedir "un alto a la violencia" en contra de los indocumentados centroamericanos, comenzará en las próximas horas el desplazamiento de un segundo contingente de activistas e indocumentados.

El desplazamiento lo realizarán los activistas en tren desde Tenosique, en el estado de Tabasco, desde donde continuarán hacia el centro de México.

En declaraciones a Efe, Marta Sánchez Soler, portavoz del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), organizador de la caravana, dijo que esta segunda parte "es la más peligrosa" debido a que viaja por ferrocarril y está menos protegida que los compañeros que ayer salieron por tierra de Guatemala.

"Esta caravana (la que saldrá de Tenosique) es más precaria porque depende de los tiempos del tren", señaló Sánchez Soler, quien espera que en este tramo participe la mayor parte de los indocumentados que se sumarán a la caravana.

En Tenosique hoy está prevista "una especie de celebración a la vida" con un programa de convivencia y charlas con la comunidad antes de partir hacia las vías y esperar el paso del tren que utilizan miles de indocumentados cada año para dirigirse al centro de México y, desde allí, a Estados Unidos, dijo la activista.

En unas horas el colectivo procedente de Centroamérica tiene previsto cruzar la frontera cerca de Tapachula, en el sureño estado de Chiapas, y adentrarse en México.

Ambos colectivos se unirán probablemente el viernes próximo en Coatzacoalcos, estado de Veracruz, para celebrar un encuentro el 30 de julio en Tierra Blanca con el relator especial sobre los trabajadores migratorios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el chileno Felipe González, quien hoy comenzó una visita a este país.

El objetivo central de la caravana es dar conocer las penalidades y vicisitudes que enfrentan los indocumentados a su paso por México, donde enfrentan violencia, corrupción y abusos tanto de los delincuentes como propiciados por las autoridades.

Además, busca presionar a las autoridades de México, donde "hay un mundo de promesas" incumplidas en materia migratoria, y sensibilizar a las comunidades incluidas en el recorrido con el fenómeno migratorio, indicó Sánchez Soler.

Explicó que actualmente las comunidades del sur de México "ven a los migrantes con pavor" y "no entienden el problema" que rodea al fenómeno, algo que está cambiando ya con acciones de alta visibilidad como las de las caravanas.

La activista cree que en Chiapas y Oaxaca, estados ambos del sur de México, se ha detectado un mejor trato a los indocumentados, algo que tratarán de replicar en Tabasco y Veracruz.

Adentrarse en estos últimos estados es como hacerlo "en la guarida del lobo", ya que ambos son "la guarida de Los Zetas", un grupo criminal que actúa en el este y noreste de México y que ha sido particularmente agresivo con los indocumentados en los últimos años.

En total la caravana recorrerá en los próximos días la ruta que utilizan los indocumentados de la región para cruzar México y tratar de alcanzar "el sueño americano".

En la misma hay activistas de Honduras, El Salvador y Guatemala, países centroamericanos desde donde cada día, en promedio, unos 1.500 inmigrantes inician su aventura hacia el norte.

La caravana culminará el próximo 1 de agosto con una manifestación desde Puebla a Ciudad de México, donde está previsto que llegue al Zócalo de la capital mexicana y culmine ante el Senado de este país.