•   BENGASI / AFP  |
  •  |
  •  |

El general libio Abdel Fatah Yunes, ex dirigente del régimen del coronel Muamar Kadhafi que se unió a la rebelión, fue asesinado este jueves en Bengasi, feudo de la insurgencia, que ganó terreno en el oeste del país.

Mustafa Abdeljalil, jefe del Consejo Nacional de Transición (CNT) rebelde, anunció que Abdel Fatah Yunes fue asesinado por un grupo de hombres armados, tras ser convocado para un interrogatorio en Bengasi (este).
Yunes murió por disparos de un grupo armado, cuando se dirigía desde el frente hacia Bengasi, tras ser convocado por una comisión de investigación para hablar de la situación militar, según Abdeljalil.

El líder rebelde precisó que dos coroneles del ejército insurgente fueron asesinados junto con Yunes, y que el jefe del grupo que lo asesinó ha sido detenido.

Momentos después del anuncio, dos vehículos cargados con un arma antiaérea y más de diez hombres armados a bordo llegó al hotel Tibesti, en Bengasi, donde Abdeljalil comunicó la muerte del general, según presenció un reportero de la AFP.

Un testigo dijo que lograron entrar en el hotel con sus armas, pero el personal de seguridad los convenció para que salieran.

Según el testigo, los hombres armados “gritaron ‘Ustedes lo mataron’”, refiriéndose al CNT.

Fue alto oficial de Kadhafi
Antes de pasarse a la rebelión, Abdel Fatah Yunes estaba considerado como el número dos del régimen del coronel Kadhafi, y desempeñaba las funciones de ministro del Interior.

Al igual que Mustafa Abdeljalil, el general se unió muy rápido a los insurgentes, tras comenzar el movimiento contra Kadhafi el 15 de febrero. Desde entonces se desempeñó como el jefe militar de los rebeldes.

Sobre el terreno, los rebeldes libios infligieron este jueves un revés a las tropas leales al régimen, apoderándose de dos localidades cercanas a la frontera tunecina, al suroeste de Trípoli.

Tras conquistar la ciudad de Al Ghazaya, los insurgentes prosiguieron su marcha hacia el pueblo de Om Al Far, a unos diez kilómetros al noreste, que lograron tomar por la tarde, según constató un corresponsal de la AFP.

Desde hace meses toda esta región montañosa de Nefusa es teatro de combates entre las fuerzas de Kadhafi y los rebeldes, que desencadenaron en julio una ofensiva de grandes proporciones con la intención de avanzar hacia la capital libia.

Entretanto la OTAN mantiene una fuerte presión con decenas de ataques aéreos diarios.