•   Nueva Delhi  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Centenares de mujeres salieron este domingo a las calles de Nueva Delhi en la primera "Marcha de las mujerzuelas" celebrada en India, en protesta por el alarmante auge de las agresiones sexuales y el crecimiento de la sensación de inseguridad en la capital.

A diferencia de las manifestaciones de Londres, Seúl o Boston, donde las mujeres vistieron ropa provocativa para denunciar el acoso que sufren, las indias decidieron ponerse amplias camisetas y pantalones.

"Es el momento para las mujeres indias de defenderse y luchar por su propia seguridad. Las mujeres indias no son mujerzuelas y los hombres no tienen ningún derecho a tratarnos como si lo fuéramos", explica Ashima Awal, una estudiante de 22 años.

"Aunque estemos tapadas de la cabeza a los pies, nos molestan. Los hombres sólo necesitan una oportunidad para acosar a las mujeres", asegura Raksha Gupta, una ama de casa que ha participado en la marcha junto a su marido y sus suegros.

"Manosear y mirar fijamente a mujeres en público se ha convertido en un deporte en la capital, algunos hombres podrían ganar medallas de oro aquí", denuncia Uma Jaysingh, una estudiante que utiliza el transporte pública para ir a la escuela.

"Cuando entro en un bus tomo aire y siempre llevo un espray de pimiento en mi bolsa", confiesa esta chica, que cree que luchar contra la violencia sexual es la única manera de controlarla.

Nueva Delhi se ha convertido en una de las ciudades más inseguras de India, con un total de 489 casos de violación denunciados en 2010 y 459 en 2009, según datos de la policía.

Según un estudio de 2010 llevado a cabo por el ayuntamiento de Delhi, Naciones Unidas y la ONG Jagori ("Mujeres, despertaros", en hindi), un 85% de las mujeres temen ser acosadas, un 45% evitan salir solas cuando anochece y un 65% tiene miedo en utilizar el transporte público.

Pero las mujeres indias no estuvieron solas en esta marcha: un gran número de hombres decidieron salir a la calle para mostrar su apoyo a sus esposas, novias, hijas y sobrinas.

"No quiero que mi hija tenga que sufrir acoso sexual. Los hombres tienen que decir a los demás que hay que parar este crimen", manifiesta Ajay Mathur, padre de dos hijas adolescentes.

"He enseñado a mis hijas a gritar si alguien les hace un comentario lascivo", cuenta Mathur, que considera que la mayoría de mujeres indias son demasiado tímidas o se sienten avergonzadas por denunciar agresiones sexuales

El rápido crecimiento económico de India ha dado paso a la emancipación de la mujer tanto en el ámbito profesional como en el personal, permitiéndole, por ejemplo, tener relaciones sexuales antes del matrimonio.

Pero las mujeres que demuestran una actitud moderna e independiente se quejan de ser vistas por los hombres como presas "fáciles".

"Si una mujer está sola esperando un taxi o un bus por la noche, los hombres se pararán junto a ella y la mirarán", argumenta Achla Sachdev, de 26 años y que trabaja para un banco.

La "Marcha de las mujerzuelas" recibió muchas críticas por su provocativo título, pero la organizadora del evento, Umang Sabharwal, una estudiante de periodismo de 19 años, reivindicó que lo importante era el motivo de la protesta y no su nombre.

"La gente debe oponerse a los crímenes contra las mujeres. No hay ninguna necesidad de oponerse al título "Marcha de las mujerzuelas", zanjó Sabharwal.