•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Barack Obama dijo que estaba "horrizado" por la represión en Siria el domingo que según activistas dejó casi 140 muertos, y prometió aumentar la presión sobre el régimen del presidente Bashar al Asad.

En un comunicado, Obama saludó a los manifestantes que han tomado las calles como "valientes" y dijo que Siria "será un mejor lugar cuando avance una transición democrática".

"Estoy horrorizado por el uso de la violencia y la brutalidad contra su propio pueblo del gobierno sirio. Las informaciones de Hama son horrorosas y demuestran el verdadero caracter del régimen sirio", dijo Obama.

Grupos de derechos humanos dijeron que las fuerzas sirias mataron a casi 140 personas el domingo --incluyendo 100 cuando el ejército atacó la ciudad de Hama-- en momentos en que Asad se lanzó sobre la disidencia en vísperas del mes santo musulmán de Ramadán.

"En los próximos días, Estados Unidos seguirá aumentando nuestra presión sobre el régimen sirio, y trabajando con otros en todo el mundo para aislar al gobierno de Asad y estar junto al pueblo sirio", dijo Obama.

El gobierno de Obama ha dicho repetidamente que Asad perdió legitimidad aunque nunca dijo explícitamente que buscaba su derrocamiento. Estados Unidos y sus aliados ya están ocupados con una campaña militar contra el hombre fuerte de Libia, Muamar Gadafi, además de compromisos en Afganistán e Irak.

"Una vez más, el presidente Asad ha mostrado que es totalmente incapaz y que no está dispuesto a responder a los legítimos padecimientos del pueblo sirio. Su uso de la tortura, la corrupción y el terror lo sitúan en el lado equivocado de la historia y su pueblo", dijo Obama.

"A través de sus propias acciones, Bashar al Asad se está asegurando que él y su régimen serán dejados en el pasado, y que el valiente pueblo sirio que ha manifestado en las calles decidirá su futuro. Siria será un mejor lugar cuando avance una transición democrática", agregó.